tarde, pero seguro, con disculpas

Eso es lo que me ofrecieron telefónicamente desde Visa, además de avisarme que se me reintegraban los gastos por los inconvenientes con el servicio de atención al cliente.
Por suerte, la srta. que me llamó y de la cual no anoté el nombre, demostró algo mas que ser solo una “voz bonita” por lo que aproveché para comentarle algunos puntos referidos a la atención, como por ejemplo, que una respuesta automática a los mails recibidos dan una cierta satisfacción al cliente al saber que su mensaje, aunque no será atendido inmediatamente, ha sido recibido, y que 16 días para responder dicho mail es un tiempo absurdo para contener un usuario en problemas.
Bueh, por ahora parece que no tengo que pensar en cambiar de plástico.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.