Ejercicio republicano

Cuando chicos, en la escuela nos enseñaban que la República era la “res publica”, “la cosa pública”, un concepto algo extraño e inespecífico para una mente juvenil.

Muchos años mas tarde entendíamos que la República implica algo mas que eso de la cosa pública tan general. La República es una forma de entender y mantener un país.

Es una Constitución Nacional, es el sistema de gobierno de tres poderes, es el conjunto de las leyes, es el debate parlamentario, es la independencia del poder judicial, es la coparticipación de los recursos y el manejo eficiente de los mismos, es el respeto a las minorías, es la equidad, es la puerta cerrada, con múltiples cerrojos y candados, a cualquier intento de hurtar la representatividad del pueblo para hegemonizar el poder.

Estos 12 años que han pasado nos han tenido en vigilia permanente por la defensa de esta República.

Tuvimos que estar presentes en la defensa de la Constitución contra los intentos de modificarla a gusto de la mayoría circunstancial, tuvimos que denunciar las maniobras para evitar que un poder del Estado, el Ejecutivo, convirtiera al legislativo en una escribanía y al judicial en una estatua con un ojo tapado y una balanza “perreteada”.

Peleamos contra la apropiación indebida de los recursos y su utilización en un aparato de medios y amistades con el único objetivo de mantener privilegios y negocios.

Gritamos contra el fascismo del 54% y el LTA gorila cipayo destituyente.

Y tuvimos la suerte de poder, a pesar de los golpes, los caminos poceados, los insultos y las degradaciones, mal que mal y a los tumbos, mantener vivo ese espíritu republicano que, a la larga y gracias a ese sistema llamado democracia, permitió que la ciudadanía pudiera cambiar de gobierno cuando le pareció pertinente cambiarlo.

Esta semana se abre un nuevo tiempo de esperanza pero también de interrogantes. Igual que cuando el gobierno actual ganó en el 2003 con el 22% de los votos.

Sabemos de entrada que es un gobierno de derecha, a diferencia del 2003 cuando muchos se preguntaban si “se viene el zurdaje” 😛 , muchos se ponían contentos porque “se viene el zurdaje” y algunos nos sentíamos decepcionados porque íbamos a tener que definir lo que sería el “peronismo 3.0”

También sabemos que muchos de los que estaban muy cómodos con un sistema mas cercano al stalinismo se van a ver obligados a hacer uso de las herramientas republicanas, como la libertad de expresión, y van a reclamar lo que la república otorga y ellos negaron, que es el respeto a esa expresión.

Los vemos ya, aun antes de asumir el nuevo gobierno, putear contra todo lo malo que encuentran y piensan que van a encontrar, olvidando, desde ya, el tan reclamado “reconocer lo bueno” al que tantas veces apelaron en estos años.

Por eso se dan cosas tan graciosas como la campaña de ciertos científicos contra Macri que finalizó dejándolos en falsa escuadra y mirando la plomada con incredulidad con las declaraciones del “continuante” ministro de ciencia Lino Barañao

Y no van a ser los únicos. Es como cuando dejás de ejercitarte: volvés al gimnasio y el primer día te duelen hasta las pestañas.

Pero no es para preocuparse mucho. Se van a acomodar. Algunos tardarán mas, otros tardarán menos, pero el camino será el mismo que el que recorrieron muchos “chupamenem”, como bien los había definido la revista Hum(R).

No les van a quedar espacios para reclamar la vuelta a un modelo que hizo peligrar la continuidad de la República. Y a pesar de que crean que son el 49%, habrá que recordarles seguido, para que la confusión no los obnubile, que si en primera vuelta hubieran obtenido el 49% hubieran sido gobierno sin ballotaje.

Lo bueno de todo esto es que hay gente que, hasta cuando gana el que votó, no considera que ese voto es un cheque en blanco. Gente a la que no le importa si el que gana es de izquierda o de derecha, rubio o morocho, ingeniero o “exitosa abogada”, rico o rica 😉

Gente que va a seguir en la tarea de mostrar lo malo para intentar que se modifique, ya que para “reconocer lo bueno” siempre hay gente dispuesta a hacerlo y son quienes meten tanto ruido que lo malo termina quedando tapado y siendo siempre malo, sin oportunidades de corregirlo.

Gente que va a seguir siendo la misma, que no va a cambiar su forma de pensar porque se encuentra mas cerca o mas lejos de lo que dice o hace un gobierno.

Gente que hizo siempre ejercicio republicano. Que por suerte, no pudieron erradicar ni con todo el poder que acumularon.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.