el enroque

Mitad de partido. Pasamos un defensor al ataque y un atacante a la defensa.
Pareciera que Mr. K dirige un partido de futbol y quiere aprovechar la verbalidad desenfrenada de un conocido entre nosotros, Guillermo “el Napia” Moreno, para que se desate frente a los ganaderos y les discuta “a cara de perro” el precio del cuadril y la bola de lomo.
Si, el ahora ex Secretario de Comunicaciones pasó a ser Secretario de Coordinación Técnica del Ministerio de Economía.
Mientras tanto, quien ocupaba ese puesto, Lisando Salas, pasa a ser Secretario de Comunicaciones, en un enroque muy sui generis.

Porque, “el Napia” Moreno es un peleador para las cámaras. Cuando se apaga la luz, se enciende Gi-m saca a relucir sus verdadera vocación, la de entregar hasta su propia madre con tal de aparecer en los medios con el trofeo deseado. Lo ha demostrado asi hasta ahora y lo peor de todo, que lo que entrega no es de el, es de todos nosotros.
Ahora lo ponen como un BullDog a pelear contra cientos de chihuahuas. Si yo fuera uno de esos gurues pronosticadores, diría que seguramente la carne va a mantener su precio, e incluso que va a bajar, pero los productores van a conseguir que les vuelvan a abrir las exportaciones, que les bajen las retenciones, y hasta que la aftosa sea culpa del gobierno, si es necesario.
Tampoco nos olvidemos que ahora, G. Moreno queda a cargo de Defensa al Consumidor y Defensa de la Competencia.
Como consumidor, solo me queda por decir “con los defensores que me nombrais, preferiría defenderme solo”.

Lisando Salas, ahora Secretario de Comunicaciones, viene de hacer lo que no va a hacer Moreno, o sea, planificar técnicamente, defender a los consumidores y a la competencia.
Además, fue el delegado de esa secretaría ante la Uniren, la comisión que se ocupó y se ocupa de renegociar los contratos de las empresas privatizadas y anteriormente, Subsecretario de Puertos y Vías Navegables.

Ahora tiene en sus manos la nueva Ley de Telecomunicaciones, el inexistente Servicio Universal, la portabilidad numérica y la desagregación del bucle de abonado.

¿Que mas podemos decir?
Las comunicaciones en manos de un portuario y los precios en manos de un caprichoso capaz de apostar al 37 en la ruleta hasta salir en el diario coronando un pleno.

Todo sigue siendo una pelea por ver quien la tiene mas larga. Mientras tanto, solo nos enteramos quien resultó ganador cuando sentimos el dolor donde la espalda cambia de nombre.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.