chau Toto, gracias

Para quienes rondamos los 40, el Toto Paniagua fue uno de esos tipos que alegró muchas de las cenas familiares frente al televisor.

Toto Es que el personaje de Ricardo Espalter nos brindaba ese momento en el que podíamos ver a una personalidad simple tratada de ser pulida en las artes de la buena educación frente a una mesa.
Eran las épocas donde no se necesitaba ni una puteada, ni un culo ni una teta para que se formara la sonrisa en el espectador.
Es el día de hoy, y eso que han pasado muchos años, que recuerdo ese sketch donde luego de cenar, con el dibujo de un vacuno de por medio oculto del público, le explican de donde salió la exquisitez que acababa de comer. Criadilla, la nombraron durante todo la cena. 😉
Infaltablemente, el Profesor Almada finalizaba la interpretación con un “el que nace para pito, nunca llega a ser corneta”.
Y también recuerdo la facilidad con que interpretaba a un ruso sin hablar dicho idioma.

En fin, Toto, Ricardo, gracias por esas sonrisas que supiste conseguir. Te recordaremos por mucho tiempo.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 comentario

  1. uff, en serio, si me habré reído con este muchacho en hiperhumor :’)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.