¿Elección?

Corría el año 1982 y yo tenía 15 años. Ya había pasado la guerra de Malvinas y el gobierno del Proceso militar se había debilitado a tal punto que ya en la escuela Industrial, a la que yo concurría, se estaba formando, en las sombras, un Centro de Estudiantes. Organización de la que yo formaba parte.
En Octubre había elecciones en España y el Partido Socialista Obrero Español estaba a punto de hacer historia, consagrandose ganador en las 3as elecciones democráticas después de casi 40 años de dictadura, con Felipe Gonzalez a la cabeza.
Sin embargo, había una situación realmente extraña en este acto electivo que no podía entender. Se presentaba como candidato el Coronel Tejero, quien un año antes había intentado ejecutar un golpe de estado, ocupando el Congreso por las armas y a los tiros, y que se encontraba preso y purgando condena.
Obviamente, el receptor de mis dudas fue mi padre, quien me dió una clase de democracia y tolerancia: “Es un ciudadano español que está preso por violar una ley y no hay ninguna que le impida presentarse como candidato, aun cuando el no quiso aceptar el mismo sistema por el cual ahora se presenta. Si no le permitieran ser candidato, estarían haciendo lo mismo que hizo el”.
Y es buen momento para recordar que tras esta elección, España inició un camino de modernización, inclusión europea y satisfacción de las necesidades sociales, que en su momento fue llamado “el estado de bienestar”. También este país comenzó a sacudirse de sus hombros la pesada carga de la moral franquista, que, tras una interrupción momentanea durante el gobierno de Aznar, se ha retomado nuevamente, al punto que está por sancionarse la ley que eliminará estatuas, nombres de calles y otras referencias al período dictatorial.
¿Y el famoso coronel? Ah, si, logró el apoyo de 28.451 votantes (0.14%)

Bien. Como introducción al tema ya ha sido largo. Vamos a los que nos toca. Nuestro pais.

Aquí vemos la gran diferencia entre las dos sociedades. A Patti y a Rico, junto a otros tanto o mas reaccionarios que ellos, los seguimos votando. Y a pesar de que algunos con presuntos niveles intelectuales mas altos se siguen rasgando las vestiduras para impedirles asumir en sus cargos, tiene que venir la justicia a decirles que la democracia es eso que no terminan de entender. Un sistema que les brinda derechos a todos, aun a aquellos que no dudarían un instante en eliminarlos.

Es entonces cuando surge la pregunta que titula este post. Es que realmente me resulta difícil entender que en el comicio del 28 de octubre el pueblo eligió algo.
Creo que se dió, esta vez, una circunstancia que no había sido tan evidente en elecciones anteriores. Y cito para ello a a Eduardo Galeano, quien lo explica mucho mejor de lo que yo puedo llegar a pensarlo:

“El mundo está organizado de tal manera que tenemos derecho de elegir el lubricante la salsa con la que seremos cogmidos”

Descartando a Pino Solanas, que logró ubicarse en el quinto puesto y fue el único al que escuché (poco, no vende para los medios) esgrimir propuestas concretas, los otros cuatro que sacaron mas votos que el no hablaron de nada en concreto ni en serio.
A saber:
En economía, distribución de ingreso, inflación, acumulación de reservas, bancarización, crédito a la producción, extranjerización de tierras y recursos naturales, deuda externa, política monetaria, retenciones, exportación de materias primas e importación de manufacturas. En fin, interminable lista que si bien puede no ser digerible por la mayoría, sería importante tener a mano para saber hasta donde le da el marote a cada candidato. Y llegado el caso, reclamarle, aunque sea al pedo, por las promesas incumplidas.
En seguridad, cero al as. Mutis por el foro. Y además, siendo el tema top entre los tops en los medios de comunicación, vean como les fue a los candidatos que pregonan la “mano dura”.
Salud. Curados. Las políticas de prevención siguen sin aparecer. La asistencia primaria renguea y tiene reuma. La salud reproductiva sigue matando parturientas. Los insumos llegan a los hospitales en frasco gotero.
Educación. ¿Para qué? Si capaz que se avispan y dejan de votarlos cuando se dan cuenta que lo que gritan en los discursos es puro narara.
Tics, tecnología y comunicaciones. Mejor lean el post de Roger.
Sistema político. Menos que menos. También según la historia contada por Galeano y que motivó sus palabras sobre como está el mundo, eso está fuera de discusión (*).
El sistema de ballotage ha sido diseñado para evitar el ballotage y favorecer a cualquier partido gobernante ante la crónica separación de la oposición. Recuerden como llegó Mr. K a la presidencia. Por una renuncia del que salió primero para evitar una catarata de votos en contra.
Seguimos y seguiremos votando en lista sábana a 50 tipos, muchos de ellos totalmente impresentables, en la misma boleta que alguno rescatable. La financiación de las actividades políticas sigue siendo un secreto mejor guardado que la fórmula de la Coca Cola y la democracia interna es lo único “digital” para estos señores y señoras.

En definitiva, aun sigo esperando que alguien me diga QUE MIERDA ELEGIMOS EL DOMINGO PASADO.
Porque si lo que ganó es la promesa de continuar en el camino que llevamos, quiere decir que nos gusta esta salsa llamada “los que no se fueron cuando les pedimos que se vayan todos”.
Si ganó la salsa “el cambio”, ya estoy preparando un cómodo sillón para sentarme a degustar el plato “como cambia lo que no ha cambiado hasta hoy, ni siquiera estando en sus manos la posibilidad de hacerlo”.
Pero la sospecha mas fuerte es que ha ganado un exponente de la tecnología. Preferiría, para la próxima ¿elección?, poder votar por el candidato original, Adobe Photoshop.

(*) Para que se entienda mejor, la historia contada por Galeano fue esta:
“Yo escuché a un cocinero que reunió a las gallinas, a los gansos, a los pavos, a los faisanes y a los patos. El cocinero les preguntaba con que salsa querían ser comidas. Una de las aves, creo que era una humilde gallina, dijo:
-”Nosotras no queremos ser comidas de ninguna manera”.
Y el cocinero aclaró:
-”Eso está fuera de la cuestión”.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.