Anonimato

Hoy leo un post de Diego referido a la necesidad de hacerles llegar copia del DNI a La Nación si uno quiere convertirse en corresponsal ciudadano de ese diario.
Y realmente me llama la atención que termine el post con un “creo que no me voy a registrar… :P”
¿Cual es el problema? OJO, no me estoy refiriendo a Diego y su caso particular. Tendrá sus motivos y son respetables.
Me estoy refiriendo a la paranoia del anonimato en general.
¿Que La Nación no quiere tener informantes anónimos? También tendrá sus motivos en no quererlos.
¿Acaso estamos en un sistema político donde se impone la censura y la persecución por las opiniones de los ciudadanos? A mi me parece que no.
Y lo digo desde la posición de quien ha sido agredido, tanto con comentarios en el blog como con huevazos en el frente de mi casa por mis opiniones y propuestas sobre Nic.ar.
Y justamente, ha sido el anonimato el que ha permitido que se pudiera llegar a lo último. De no existir, yo ya podría haber hecho la correspondiente denuncia contra ese pobre imbécil que cree que tirándome media docena de huevos yo voy a pensar distinto o me voy a callar la boca.

El anonimato digital, en sociedades que se precian de civilizadas y plurales, es un buen caldo de cultivo de hoygans, sicópatas y sádicos que se regodean con provocar malestares en los sitos que atacan.
¿Quien puede chillar porque tiene que presentar su dni para comprar un celular? ¿Alguien que lo va a usar para llamar por t.e. para comunicarse o quien pretende tenerlo como herramienta para delinquir?
¿Y tener que presentarlo para subirse a un colectivo de larga distancia? ¿para contratar cualquier servicio sea agua, electricidad, gas, t.e., internet, etc, etc, etc.?
Si me preocuparía tener que presentarlo en lugares de desconocida reputación, donde puedan aprovechar la situación para producir un robo de identidad. Digamos, nadie le daría el dni al usurero de la manzana o al primer tipo que te toca el timbre para hacerte una encuesta y te pide fotocopia del documento.

Afortunamente, creo que el tiempo va a conducir a la posibilidad de tener una identificación digital única y que vamos a poder aprovecharla, tanto para nuestra propia identificación en la red como para poder quitarnos de encima a todos aquellos que se empeñan en molestar para alimentar su ego de sentirse impunes.

Comentaristas u hoygans que apelen a conspiraciones gubernamentales e intergalácticas o evidencien una paranoia desmedida serán efectivamente moderados en base al derecho de admisión que tengo (creo) sobre mi blog.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. ¿Se te acabaron los huevos o subieron de precio en el barrio? jejeje

    Algunos me dicen que publicar siempre con mi nombre puede traerme problemas, pero en realidad… creo que da un toque más de -seriedad- en lo que uno dice (por más que uno haga un chiste, claro).

    El ser anónimo (o usar un pseudónimo, que es casi lo mismo) lleva a que cada comentario pierda su sentido y se vaya al vacío infinito (o que Javier venga y clave un cartelito bonito de Troll).

    Saludos

    • Javier en 31 de enero de 2008 a las 10:56
      Autor

    Y, viste que con esto del INDEC, aunque todo va bien los huevos ya no están a precio como para tirarlos. Sumalo a los sueldos del Estado, que ya no dan para vacaciones y menos en Mardel, que dicen está mas cara y mas vacia.
    Quien sabe, por ahi este verano tenemos un sicópata menos por acá :mrgreen:

    Interesante el punto de los problemas. ¿cuales? ¿Que un idiota te persiga?
    Pues es justamente por culpa de pretender anonimato donde no es necesario, ya que entonces es aprovechado por los que generan problemas.
    Sería interesante preguntarles a esos mismos que opinarían si “alguien” les trae “problemas”. Si seguirían estando a favor del anonimato o no.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.