Pagame que despues te lo devuelvo

La Secretaría de Comunicaciones ha publicado ayer en el boletín oficial la resolución 88/2009, presentando asi el programa “Telefonía e Internet para Localidades sin Cobertura de Servicio Básico Telefónico”.

¿Que es este programa?
Pues la forma de utilizar los ingresos al Fondo Fiduciario del Servicio Universal que se compone del 1% de los ingresos mensuales de todas las empresas de telecomunicaciones que brindan servicio en el país.

¿Que va a hacer este programa?
Va a cumplir con lo establecido en el famoso decreto 764/2000, tras casi 9 años de espera, de llevar el Servicio Universal a la poblacion que “no podría recibir los servicios esenciales de telecomunicaciones en condiciones normales del mercado“, largo eufemismo para declarar a las ciudades poco rentables para las empresas privadas.

¿Como se va a implementar el programa?
Sobre una base de casi 1500 localidades, las empresas de telecomunicaciones deberán presentar proyectos para dotar de telefonía local, larga distancia nacional e internacional y acceso a Internet a las mismas. En el caso de las localidades con menos de 250 habitantes, el acceso a internet será opcional aunque será obligatorio para la escuela de la zona.
Estos proyectos serán evaluados por un comité técnico y luego de determinar su factibilidad, se procederá al llamado a licitación.

Hasta aquí, todo lo que es color de rosa.
Lo que va a ser indignante es que las empresas de telecomunicaciones que terminen brindando el servicio, casi seguro, serán las mismas que no lo brindaron hasta el momento. O sea, Telefónica, Telecom y por ahi, también Telmex.

Por eso el motivo del título.
Porque un impuesto aplicado a todas las empresas de servicios de telecomunicaciones va a terminar engordando aun mas a las extranjeras que nos estafan día tras día con precios mas altos que en sus paises de orígen, a pesar de estar demostrado que sus costos son mas bajos.
El espiritu de solidaridad de un impuesto de este tipo se va directamente al carajo.

Hay alternativas, aunque según como se ven venir las cosas, no creo que sean consideradas. Enumeremos.
Falta reglamentar la parte de la desagregación del bucle de abonado. Esto generaría en principio, la posibilidad de crecimiento de los emprendimientos pyme y cooperativos que, al contar con un valor de interconexión regulado, podrían brindar servicios sobre los cables ya instalados sin necesidad de duplicación de tendidos.
Esto también generaría una rápida disminución del costo al usuario, algo que se manifiesta claramente en los entornos competitivos y no monopólicos como tenemos ahora.

De esa forma, podrían generarse nuevos emprendimientos pyme y cooperativos para estas ciudades que hoy están desconectadas del mundo y permitirían una considerable elevación de la ocupación de mano de obra tecnológica.
Asi, el Fondo Fiduciario, serviría para subvencionar trabajo y no renta que terminará exportandosé a las casas matrices de las multinacionales.

Por lo que se ve, para ser “nacional y popular” hace falta algo mas que manifestarlo. Hay que demostrarlo.
Y la Secretaría de Comunicaciones no lo está haciendo.
Solo parece estar devolviendo gentilezas.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.