Mar del Plata dejará de ser Mar del Plata

Cuando el rio suena, agua trae, dice uno de esos dichos populares que escuchábamos en nuestras casas cuando éramos chicos.

Unos días atrás, Jorge Tesan, vecino de Mar del Plata y excelente humorista gráfico, comenzó un nuevo blog llamado “Mogotes libre de torres“.

Cuando dice Mogotes se refiere a Punta Mogotes, una zona de Mar del Plata, ubicada al sur del Puerto y que cuenta con una hermosa linea de playa sin escolleras. Abran la foto siguiente para verlo en mejor dimensión.

La foto es afanada del sitio de El Tano, que dificilmente se enoje.

¿Que es lo que resalta de la construcción aledaña a las playas? Su altura. O mejor dicho, la falta de la misma.

La zona de Punta Mogotes tiene en este momento un límite de 7 pisos de altura para sus construcciones, pero existe un movimiento en pos de liberar estos indicadores del Código de Ordenamiento Territorial, de forma tal que se pueda construir 12 o 14 pisos, aunque quienes ya hemos visto esta clase de iniciativas, sabemos que finalmente van a terminar llegando a los 20 pisos sin ningún problema. Si hoy, con 7 permitidos se llega a 8 o 9, ya sea por excepción (una oficinita particular dentro de la estructura estatal) o por la “debilidad” de las inspecciones, no será raro ver que se construyan 20 cuando estén permitidos 15.

Y los movimientos en este sentido no solo se limitan al sur de la ciudad, sino que también quieren extenderse a la zona norte, donde también se limita de la misma manera la altura de los edificios.

¿Cuales son los argumentos que se esgrimen como principales ventajas de este proyecto?

El principal y mas entendible es el de generar trabajo en el rubro de la construcción. Otro es el de “fomentar la inversión”????

El problema es que el “fomento de la inversión” está atado al inevitable recupero y ganancia. Esta última, cuanto mayor, mejor. Lo cual no sería un problema si dicha ganancia no estuviera atada a la pérdida de los que viven alrededor.

Las zonas donde la construcción se empieza a requerir, debido a una elevación del status de dicha zona, vienen de la mano de los los pioneros en el lugar.
Aquellos que, cuando todo era un descampado, las calles eran de tierra, la iluminación deficiente y los servicios públicos inexistentes, comenzaron a levantar sus casas en esos lugares alejados del centro por cuestiones de economía, tranquilidad y salud.

Ellos se instalaron ahí, en zonas alejadas y tranquilas y comenzaron a gestionar los beneficios del agua corriente, la cloaca, el gas, el desagüe, el alumbrado y el asfalto. Pagaron todo eso con años de esfuerzo y larguísimas cuotas.
Pusieron casi toda su vida en lograr tener una vivienda donde habitar con dignidad.

Y cuando llegan a lograrlo, aparecen los buitres, que vieron un lugar bonito para levantar un muro de 50 metros de alto con una buena, y muy vendible, vista al mar.
Y lo que queda a espaldas, que se cague.

El desagüe, la cloaca, el agua y el asfalto ya lo tienen y sin haber perdido una sola gota de sudor en conseguirlo lo venderán a mucho mas dinero que el que les hubiera costado hacerlo llegar hasta la puerta de sus edificios.

Esos edificios, que ahora llegando a los 50 metros de altura y alineaditos cual muro de Berlin, generarán una importante sombra. Ah, no, quedensé tranquilos, que no va a llegar a la playa.
Claro que no, dado que está muy lejos en Punta Mogotes (no así en el norte), pero cualquier casa que se encuentre a espaldas de estas edificaciones solo comenzará a recibir directamente la luz solar, con mucha suerte, después de las 10 u 11 de la mañana.

En resumen, la platita rápida y abundante que embolsarán estos empresarios en un par de años será a cambio del robo del valor de las propiedades del resto de los vecinos a su alrededor.
De esa plata no saldrá un centavo para resolver los problemas nuevos que sufrirán los barrios con sus cloacas y desagües colapsados, sus inundaciones nuevas por la falta de superficie de absorción, su baja presión de agua, sus nuevos ruidos, sus nuevas hordas de vecinos apiñados en las alturas.

¿Cuando empezarán los Estados a darse cuenta que deben tomar medidas en defensa de los vecinos que eligieron una determinada calidad de vida? De los que prefirieron irse lejos del centro y comprar un terreno donde tener un patio – parque a ensardinarse en un depto. de 1 ambiente en plena peatonal?.

Poderoso caballero Don Dinero escribía Francisco de Quevedo allá por el 1600. Vaya si lo es, que toda una comunidad dirigencial comienza a darle su apoyo a cualquier emprendimiento que lo genere, aunque concentrándolo en un par de beneficiarios y miles de perjudicados.

Por favor, vuelvan a ver la foto e imaginen un fila interminable de ventanitas ocultando el fondo. Ya solo nos faltaría que venga uno con el slogan “va a estar bueno Mar del Plata”.

Y no, a pesar de lo que digan algunos, no me voy a ir al campo si no me gusta este “progreso”. Ya lo hizo mi viejo hace 50 años. Asi que ahora es el momento de que los “inversores” lo imiten. Mal no le fue.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.