¿Que pasó en las PASO?

Como en toda etapa electoral de nuestro país, te encontrás con cosas que son para cagarse de risa y otras que pueden ponerte los pelos de punta de la bronca, pero bueh, voy a tratar de comentar lo que me parecieron algunas de esas en mi ciudad, Mar del Plata.

Las PASO

Para empezar, las PASO en si mismas ya dejaron de ser una novedad y estamos viendo la inutilidad de tener un sistema que reemplazó las internas de los partidos políticos, con la consiguiente transferencia de costo para el Estado, y que las convirtió en una gigantesca y cara encuesta nacional con un universo cercano al 70% del total.

¿Tendremos que aguantarlas muchos años mas? Esperemos que no.

La candidata Baragiola

No es una novedad que Vilma Baragiola me parece un icono de lo que para mi es la mala política.
No solo porque tiene, y tuvo siempre, un comportamiento despectivo y muchas veces hasta patotero para con cualquiera que ose pensar distinto a ella. Y no tenga el poder de votar su destitución, obviamente. Pegarle a gente con las manos atadas es su recurso y a mi no me gusta.

Tampoco me gustó nunca su “capacidad” para acomodarse a cualquier ventaja que le viniera bien, bajo el argumento de “ser orgánica”. Así fue como pasó de radical a ser candidata de De Narvaez, a ganar las PASO del Frente Progresista con Ricardo Alfonsín en contra y, siendo ahora candidata del macrismo en Cambiemos, abrazada al mismo Ricardo Alfonsín que la bastardeó dos años años. Y todo esto con la misma sonrisa de cartel.

Y por si faltaba algo para completar el cuadro, lo terminó de demostrar cuando fue a meterse en las oficinas de los Moyano de Mardel a pedir colaboración para la campaña a cambio de impulsar un expediente.

Por esto, su derrota en la interna del PRO es una de las pocas satisfacciones que me dejó esta PASO.

El ciclo de Pulti

El ciclo de Gustavo Pulti como Intendente de la ciudad está acabado.

Solo una persona psicópata y cínica como el puede tener la intención de lograr un tercer mandato en la ciudad, cuando el eje central de su política de gobierno es usar al municipio como agencia de colocaciones y rondar por distintos ministerios mangueando guita para hacer obras de esas que se ven de lejos, bien grandotas y caras.

Esta política lo ha llevado a duplicar la planta de personal sin que se note una ampliación o mejora en la prestación de los servicios municipales, casi cuadruplicar la planta política pasando de 51 funcionarios a un estimado, al día de hoy, de 180. A pagar los sueldos del personal al filo del 4o. día hábil y usando descubierto bancario.

A poner al Municipio en una situación de déficit por 500 millones de pesos. A tener grupos de municipales que hacen de sus lugares de trabajo oficinas de negocios paralelos, donde tiene que apelar a sus influencias para tratar de no quedar pegado, como ha sucedido con el tema de las licencias de conducir que se vendían en la vereda.

A ir y venir en temas como el transporte público, donde absolutamente todo lo que dijo en sus 18 años de concejal quedó guardado en una bolsa, la salud, donde la construcción del CEMA (a cargo de la Nación) y su equipamiento (a cargo de la Pcia. de Bs. As.) terminó con un simulacro de concursos para acceder a los cargos y nunca se pudo ver como “descongestionó” al HIGA (que este año tuvo que recurrir a la construcción de una UPA como parche a las múltiples deficiencias)

El tránsito caótico y con un sistema de inspección basado en la recaudación y no en la prevención, la educación, donde lo único que logró es que la Nación le financie los sueldos de los docentes para poder contar con mas fondos para despilfarrar, la inseguridad, de la que se acordó tarde y mal …

Un buen momento para enviarlo, si fuera posible por muchos años, a un lugar donde no tenga el poder de seguir haciendo daño.

Los progres falopa

Justo en la esquina contraria del ring electoral de Baragiola se encontraba el candidato de la derecha de Mardel, Carlos Arroyo, que le pegó un lindo paseo al ganarle por 62 a 38%.

Su triunfo puso muchos pelos de punta desde el preciso momento en que a Laserna se le borró la sonrisa de “Pulti es el candidato mas votado” y a Ciano se le empezaron a meter de nuevo los ojos en sus órbitas.

Ya desde esa misma noche Pulti le tiró por la cabeza con la dictadura al candidato ganador. Y una periodista, también esa misma noche, le preguntó por las palabras que le había dedicado Pulti respecto del tema.
La respuesta subida de tono de un enojado Arroyo fue el detonante para que la progresía falopa de la ciudad, que se manducó un Milani con salsa rosa y papas noisette sin siquiera emitir un “le falta sal”, salieran a revolear el dedito del “no lo vamos a permitir”.

Esta progresía falopa no se ve tan indignada cuando hay que referirse a un tipo como Pulti, que en sus orígenes, allá por 1989, fue concejal por la lista de Carlos Menem, acompañado de Hilda Norma Ancarai de Godoy, mas conocida como Norma Godoy y probablemente mas conocida por haber sido destituída de su cargo de diputada nacional por manejo irregular de ATNs, tráfico de bebés y … decirle a unos periodistas que “se merecen que les den dos itakazos”

Alguna vez me dijo uno de los integrantes de este colectivo que “si marchás con la derecha, sos la derecha”, sin lograr entender el mensaje de esa marcha que tanto le molestaba, donde se les pedía que cambiaran o si no iban a ser cambiados.

Y, también tomando las palabras de otro ciudadano, “cuando se va la falsa izquierda, llega la verdadera derecha” (Javier Smaldone)

Pero no, no se van a hacer cargo. Está en su ADN pensar eternamente que la culpa es del otro.

La casualidad de la lluvia

Yo no creo que las casualidades tengan alguna clase de “causalidad” por detrás, pero conociendo la personalidad cínica y paranoica del Intendente Pulti, estoy casi seguro que debe estar viendo una opereta montada por dios y los ángeles en su contra.

Pero volvamos a la casualidad: elecciones, escuelas, lluvia y … celulares con cámara para todos y todas.

A una gran cantidad de ciudadanos que les tocó votar en escuelas (u otros organismos) públicas de la ciudad pudieron ver y registrar el calamitoso estado de los techos, los desagües, los charcos o el frío por falta de calefacción.

Esto es algo que parece una novedad, pero que en realidad es una constante de años. Que cada tanto se ve alterada ante la opinión pública por casos emblemáticos y mediatizados, como fue el caso de la Escuela Nro 2, con su clausura judicial y las peripecias de los padres y alumnos que no lograban que nadie se hiciera cargo de llevar a cabo las reparaciones exigidas por el juez.

¿Acaso piensan que son solo las escuelas?

¿Que veríamos si cualquier día, con o sin lluvia, pudiéramos entrar con cámaras y sin aviso en el HIGA, en las salitas de salud municipales, en la ARM, en el propio Palacio Municipal?

Lo mismo. Una recopilación de desidias y demostraciones de chupahuevismo.

Hasta octubre.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 comentarios

    • Hugo en 16 de agosto de 2015 a las 11:18

    Esta muy difícil esta vez, en los tres niveles de elección. En la ciudad, las dos alternativas con chance son lo mismo que tuvimos durante mucho tiempo, o una persona de 70 años que no puede usar una computadora o un celular, y se siente orgulloso de eso (si, eso me molestó).
    Que Pulti manguee para hacer obras no me molesta, es parte de la función. Pero el estado de las calles y escuelas es responsabilidad directa de él.
    Elegir uno de los dos males, o votar a algún tercero?. Si devuelvo en lo que me parece mejor para la ciudad, debería votar en blanco.

    A nivel nacional está parecido. Lo mismo con un twist de falta de personalidad extra, o la derecha con mentiras de izquierda.

    Creo que es la primer oportunidad donde a muy poco tiempo obtengo idea de que hacer.

    • Javier en 16 de agosto de 2015 a las 11:21
      Autor

    Yo ya decidí votar en blanco, al menos gobernador e intendente. En diputados nacionales y provinciales voy a poner el voto para tratar de ingresar minorías a las cámaras y para presidente … bueno, no se, me quedan dos meses para decidirme.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.