Hipocresias 9

?Que el hombre no separe lo que Dios ha unido, pero de ser necesario, hay ciertos hombres capaces de hacer que Dios no se chive demasiado si es necesario separar?.
¿No les parece que así debería ser la frase final de los casamientos católicos?
O, al menos, figurar en la letra chica de la libreta matrimonial que entregan.
Si bien es sabido que las disoluciones matrimoniales han sido un negocio de siglos, nunca hasta ahora (creo) había sido mostrado con tanta hipocresía.
La nota, que se puede ver en Perfil.com y en algunos periódicos en papel, comenta “Mientras que en 1996 se presentaron 54 causas en los tribunales eclesiásticos, en 2006 fueron 161, con un porcentual cada vez más alto -entre 85 y 90 por ciento- de sentencias favorables de nulidad.
Analicemos un poco.

Que la gente pida cada vez mas anulaciones matrimoniales no es algo que me importe ni me interese, pues como bien dice el viejo dicho, cada cual hace de su culo un pito y chifla hasta que se raja. Pero que aumente significativamente el porcentaje de sentencias anulatorias favorables, es justamente parte del título, hipocresía.

No creo que haya cambiado mucho la iglesia por estos tiempos, pero cuando una pareja decide casarse en una iglesia católica, debe hacer un curso prematrimonial. Hace unos 16 años, cuando yo me casé, uno podía elegir entre 4 días de 2 horas o un solo domingo de 8 horas, misa incluida.
La frase pronunciada por el responsable del Tribunal Eclesiástico Nacional, monseñor José Bonet Alcón, cuando dice que esto es culpa de “la mentalidad divorcista y antinatalista que prima en la sociedad” no le hace nada bien a la imágen que la propia iglesia debería dar.
O bien empiezan a revisar los contenidos de dichos cursos pre-matrimoniales por los deficientes resultados o podrían despojarse de parte de la hipocresía con un “tratemos que el hombre no separe lo que Dios ha unido, pero si no queda otro remedio …..”

A continuación, y en un tono que podría evidenciar un sentimiento de ofensa, comenta que “Es totalmente falso, un mito” que las anulaciones sean para ricos como Carolina de Mónaco o Julio Iglesias, citando “como ejemplo el caso de Buenos Aires donde en primera instancia se requieren 500 pesos -que se pagan a lo largo de los años que dura el proceso- y otros 700 pesos en la segunda, aunque no se abonan si sale por decreto”.
WTF???? ¿1200 mangos para anular un matrimonio religioso? Ah, no, solo 500 si te lo anulan por decreto. ¿Alguien sabe como es esto de los decretos? ¿Serán emulos del riojano?
Eso si, para los abogados canónicos, otros 1200 pesitos en combo 2X1.

En cualquier momento, anule-ya.com. Tenga su anulación matrimonial online. Pague en cómodas con tarjeta, pago fácil o paypal. Si nos presenta otro matrimonio para anular, 25 % de descuento.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. ajajaj muy bueno… ahora no se que te sorprende de la iglesia, que quedó, pobre, estancada unos 300 años atrás.

    • Javier en 9 de enero de 2007 a las 9:19
      Autor

    Ignacio:
    De la iglesia ya no me sorprende nada 8)
    Comentarios como este son una forma de vengar a tanto genio y librepensador que fuera denigrado por unos brutos con poder y ansias de pegarle a gente con las manos atadas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.