Emergencia vial

Parece ser que el gobernador de la Pcia. de Bs. As., Felipe Sola, ha mirado un par de estadísticas y se le ha dado por declarar la “emergencia vial”.
Entre los puntos principales anunciados, figuran la reforma de la actual ley de tránsito, la creación de una Justicia de Faltas administrativa provincial, mayores controles en rutas, con la ayuda de radares, haciendo hincapié en el exceso de velocidad, la vigilancia de alcoholemia y verificación técnica vehicular, la incorporación de oficiales especializados en seguridad vial y el endurecimiento de penas para quienes cometan infracciones.

Antes de seguir con el post, les recomiendo que den una vuelta por la organización Luchemos por la Vida. Al menos, para que vean que esto que ahora el gobernador considera una emergencia, era algo totalmente evitable y que solo la desconexión manifiesta entre el poder político y la sociedad han llevado a tener que tomar medidas apuradas que, calculo, van a ser como la mayoría de las emergencias, mucho ruido al principio y dentro de tres meses nadie se acuerda.

También peguenlé una leida a Fabio, quien hace apenas tres días se refería al tema (y se me adelantaba a un post que tenía dando vueltas en la cabeza).

El problema mas grave es que, como dentro de tres meses todo el mundo estará entretenido con la próxima emergencia, inundación, pedido de encarcelamiento o pelea entre dos culos del verano, la gente va a seguir muriendo como moscas (literalmente) de la misma manera que lo están haciendo hasta ahora.

Y también hay diferencias muy importantes en la cuestión vial que en el gobierno bonaerense parecen lejos de ser analizadas.
No es lo mismo el manejo en una autopista, como la Autovía 2, en una ruta como la 11 y en las ciudades.
Uno de los aspectos mas interesantes de analizar ha sido el tremendo cambio en las estadísticas de accidentes de la Autovía 2.
Cuando era una ruta, algo angosta y sin división de manos, predominaban los accidentes frontales, algo que ahora sería impensable debido a la separación central.
Sin embargo, en este verano ya se produjeron dos accidentes en los cuales un auto ha pasado a otra mano y peor aun, en uno de ellos el auto que se cruzó salió volando y cayó ENCIMA del otro, matando a una persona.

¿Cual es el verdadero problema que tiene el tránsito? Los conductores y los peatones. No lo son las rutas ni autopistas, ni las divisiones, ni la seguridad de los autos.
Para que se entienda bien y sin eufemismos: LA GENTE NO SABE MANEJAR NI CAMINAR POR LA CALLE.

Esta declaración me recuerda una frase del Gral. Perón (que aunque decía cosas interesantes después hacía lo que se le cantaba, como el turco) que decía: “los hombres son buenos, pero si se los controla, son mejores”.

O sea, por unos meses, probablemente, vamos a ver batallones de ChIPs en las rutas, soplaremos medidores de alcoholemia, revisarán esa oblea de la VTV que, en mi caso, 6 años, jamás miraron y recaudarán, por la vía administrativa o del billete doblado junto al registro, un fangote de guita más.

¿Y la educación y los verdaderos exámenes de conducir?
No, estamos en emergencia, esos detalles no pueden implementarse tan rápidamente.

Y es cierto. Enseñarle a un conductor a que los semáforos no son arbolitos de navidad lleva tiempo. Hacerle entender a un ciclista o motociclista que cuando va a contramano es muy probable que quien vaya a cruzar una perpendicular no lo vea, incorporar en el peatón el cruce por la esquina, sin correr y nunca de espaldas a la circulación de los autos no es cosa de un día para el otro.

Es algo que lleva años. Algo que este mismo gobernador no entendió cuando VETÓ LA LEY DE EDUCACIÓN VIAL en el 2005 que imponía como obligatoria esta materia en el último año del polimodal.

Considerando que ya ha pasado un año y medio desde el veto, y calculando que en el 2005 hubo 2.973 muertos por accidentes de tránsito en la provincia, podríamos decir que Solá tiene una gran parte de la responsabilidad en la muerte de 4459 personas.
Unos 22 Cromañones y ningún juicio político.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

5 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • gabrielx el 20 de enero de 2007 a las 21:38

    Mientras el pueblo se siga conformando con las 18 cuotas sin interes y no le intereze el projimo.Los gobernantes no van a hacer nada.
    Ademas aca hace falta educacion y ser mas solidarios.
    Nuestros gobernantes solo quieren la eternidad en el poder y robar.!!!!!

    • jorge el 6 de febrero de 2007 a las 7:54

    mientras no se hagan cumplir las leyes, y se ignoren las misma, un caso puntual el encendido de las luces bajas en los vehiculos, hay estudios mundiales que demuestran que es el metodo mas barato y rapido de disminuir accidentes y aca en nuestro pais la ley esta y no se hace cumplir, porque no se obliga alas terminales automotrices a sacar los autos con un sistema de encendido directo alas companias de seguro pener en sus clausulas el encendido obligatorio de las mismas, sabiendo que el no prender las luces estamos atentando directamente contra la vida nuestra y de terceros, que pasa que no se hace nada al respecto….

    • Javier el 6 de febrero de 2007 a las 9:08
      Autor

    ¿Que pasa no se hace nada al respecto?
    PASA QUE A NADIE LE IMPORTA, Jorge.
    ¿Acaso pensás que esto de la emergencia vial es porque se está muriendo gente o porque tarde o temprano, tanta muerte por culpa de la inacción no va a manchar a algún político?

    • alfredo el 28 de abril de 2007 a las 11:36

    Nuestros politicos hacen cualquier cosa que sea negocio…los radares son un negocio… se puede hacer lo mismo sin radares

    • javierc el 29 de octubre de 2008 a las 8:07

    si la mayoría de los conductores se olvidan que la prioridad de paso es del peatón, lo limites de velocidad, u otras cosas mas básicas estamos fritos. ese tipo no debería manejar nunca mas, y si causo algún daño grave que en algún momento lo pague como corresponde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.