2008 – Odisea del (cyber)espacio 2a. parte

Continuando con la historia contada en el post anterior, resultó que revisando un poco la página web de la Municipalidad de Córdoba vi que en dos ocasiones aparecía una dirección de e-mail que se componía de la primera letra del nombre del funcionario y su apellido.
Dado que la gente de prensa de la Municipalidad me había informado mal el mail de la Directora de Transporte (me pasaron el apellido con mayúscula, guión bajo, inicial del primer nombre), el 8 de noviembre le envío un mail para probar si rebota. No, no rebotó. Pero tampoco hubo respuesta.
El 12 de noviembre, bien tempranito, intento de nuevo, pero esta vez con solicitud de confirmación de lectura. A las 16:20 hs recibo dicha confirmación. Obviamente, el mail del 8 le llegó.

Pero por alguna razón ni esta funcionaria pública, Contadora Ivana de las Mercedes Palena, Directora de Transito ni la Subdirectora, Ana Gabriela Longobardi parecen tener mucho tiempo para dar una respuesta mínima a un ciudadano. Además, esto se nota en la hora en que leen los mails.
Las tienen de aqui para allá durante todo el día y recién a las 4 de la tarde se pueden hacer una pausa para revisar los mails del trabajo.
Ni siquiera han respondido para decirme que no tienen la información que por favor les solicito (ops, cierto, si no la tienen es una falla de ellas), ni para informarme que no está digitalizada, ni para decirme que “terminan el mate y me atienden”. Ni tan siquiera para decirme que no joda.
Tampoco parecen tener un subalterno al cual pasarle el tema.
Nada, casi una semana hábil completa de silencio.

Veremos si tengo mas suerte subiendo por el escalafón y comentando estas actitudes a subsecretarios y secretarios.
Habrá tercera parte, seguro.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.