La iglesia católica sigue atrasando

aunque ahora no tanto.
Tardaron 500 años en aceptar que se equivocaron al condenar a Galileo por su teoría heliocéntrica.
Ahora, la iglesia católica argentina, tarda 100 años en darse cuenta que los juegos de azar son perjudiciales.
¿Habrán tardado tanto por no darle la razón a Don Alfredo Palacios, que decía que “el juego es el impuesto a los tontos”?

Don Alfredo pregonaba con el juego, aun en ciudades como Mar del Plata, donde el Casino no solo era una atracción turística sino también una fuente de trabajo para muchas familias marplatenses.
Pero aun asi, con los propios socialistas de Mar del Plata disgustados por sus discursos, el consideraba que los juegos de azar eran una forma de dominación de la oligarquía sobre los trabajadores, quienes en su afán de una rápida solución económica, se hacían cada vez mas pobres y así le convenía al gobierno, a los caudillos y la iglesia, todos presentes a la hora de la limosna pero ausentes a la hora de reivindicar los derechos sociales.

Vale aclarar que el negocio del juego, en estos tiempos, ha cambiado bastante. Hasta hace años, era un monopolio estatal.
Ahora, privatizado, hace que se transfieran miles de millones desde los bolsillos de los pobres hacia los nuevos “capitalistas” legales.
Que entre otras cosas, han afinado tanto los mecanismos de la estafa a la razón que representa el azar, que seguramente están logrando que los aportes voluntarios a la iglesia hayan mermado considerablemente.

Y por eso, hoy tenemos que leer, cual si iluminados fueran, a obispos declarando que “Desde las parroquias se ve cómo el juego destruye familias enteras. No puede ser la forma normal de financiamiento de los municipios”.

Mas vale tarde que nunca, no?

Fuente (entre tantas) : La Nación

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 comentarios

    • josepzin el 19 de diciembre de 2008 a las 7:23

    Puf… el juego es como el tabaco y las drogas. Nadie te obliga a usar nada de eso y sin embargo la gente lo hace, nadie obliga a nadie a meterse en un casino y jugar.

    Eso del “impuesto al tonto”… bastante acertado es 😀

    PD: eso de “Por favor, escriba de vuelta su X”… es “de vuelta” me suena rarisimo, no sería mejor “Escriba de nuevo”?

    • Javier el 21 de diciembre de 2008 a las 20:00
      Autor

    Y, viste como somos, nos gusta todo lo que nos hace mal, seguimos eligiendo a los mismos políticos, etc 🙄
    En cuanto a escriba de vuelta o de nuevo, lo pienso, a ver si lo cambio. A mi nunca me sonó mal “hacer algo de vuelta”,pero bueh., lo veo.

    • josepzin el 23 de diciembre de 2008 a las 12:25

    Si te pones a analizar, el juego es lo mismo que el alcohol, las drogras, el tabaco y tantos otros “vicios”… lo que pasa es que es imposible prohibir estas cosas, pero sí dejar claro los riegos que conlleva cada uno.

    Sobre el “de vuelta”, será que hace tanto que no lo uso/escucho que me parece raro, y pensandolo un poco, me parece que es incorrecto. Pero bueno, no soy ningun entendido de la gramática 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.