Hienas

En plural. Si, no es solo Rodrigo Barrios la única “hiena” que anda suelta (no ahora, pero esperemos al sábado) por Mar del Plata.

Asi como me van llegando los pensamientos, recuerdo el caso de otro boxeador cuyo apodo ya anticipaba un poco la clase de persona a la que el mismo refiere. Jorge “locomotora” Castro, a quien se cree le dio vergüenza que en ámbitos internacionales se lo llamara con su apodo original: “roña”.

Barrios hizo honor a su apodo. Se comportó como una hiena. De esas que cuando andan en grupo son capaces de enfrentar leones. Pero que cuando se tienen que enfrentar a si mismas, arrugan enseguida.
Barrios no pudo enfrentar su propia desgracia e intentó eludirla como si el recuerdo de Nicolino Locche sirviera de algo. Dejó tiradas a varias personas, una de ellas moribunda. No le importó la desgracia ajena causada por si mismo, mostrando también como el dinero es capaz de hacernos olvidar nuestros propios orígenes.

Nadie que no tenga algo que esconder conduce desesperado, recorriendo calles a contramano, con una vehículo semi destruido, y haciendo mas de 20 kilómetros para terminar chocando contra otra camioneta. Salvo que el boxeo le haya dejado apenas una sola neurona que no esté groggy, se escapó para evitar la justicia, por mas que su abogado sea mas un especialista en maquillaje que en leyes.

Como decía al principio, Barrios no es la única hiena.
Ya desde la media tarde del día del accidente, empezaron a reunirse alrededor de la comisaría 1a. de Mar del Plata, contando solo con el rumor y los comentarios de los testigos de que el involucrado en el accidente era un “famoso”.

Las otras hienas también son viejos conocidos, que también se mueven en grupo para mantener sus intereses y enfrentar a cuanto “leon” se les cruce por delante intentando ponerlos en caja.
En este caso, quien mejor explica este tema es Jorge Elías Gomez, quien ha publicado la siguiente nota en su periódico online MDPHoy.

Este Sr. Elías Gomez también es del grupo de los hiénidos, sobre todo cuando del transporte público se trata, defensor de empresarios coimeros y justificador de violación de normas que rigen al transporte.

Sin embargo, y a diferencia de muchos hiénidos de Mar del Plata que aprovechan las miserias ajenas para reafirmar las propias, yo no tengo problemas en darle la razón a alguien cuando la tiene.

Y en este caso, Elías Gomez tiene razón. No solo eso. Por la forma en que lo escribe, debe tener mucha mas información que yo como para poder mantener la definición de “antro de corrupción”, “mafiosos” y “coimeros”.
Con lo que yo pude averiguar, solo pude decirles “vagos e inútiles”.

Mar del Plata es un viva la joda permanente en el tránsito.
Estamos expuestos a que lo que le ocurrió a Yamila González nos ocurra a cualquiera de nosotros en cualquier momento.
Entre el Dpto. de Inspección de Tránsito, que tiene suerte de que los políticos que los manejan son mas vagos e inútiles que ellos y por tal motivo siempre echan mano de las “deficiencias edilicias y de insumos”, y la policía provincial, rejunte de “transplantados” durante el verano que ni saben donde quedan las calles, no pueden hacer un solo organismo que nos preserve de ser llevados por delante por alguien como Barrios.

En cualquier semáforo del centro de la ciudad se puede comprobar lo que digo. Encontrar un agente de tránsito cuando se produce un embotellamiento es tan complicado como salir del mismo.
Salen corriendo a tomar medidas en los atascos de Punta Mogotes cuando ese atasco es emitido por Canal 10 de Mar del Plata, y se quedan mirando, apoyados en una valla de madera, como los he visto yo, cuando tienen que cortar una calle, en vez de ordenar el tránsito.

No es extraño entonces que en 6 horas no sean capaces de ubicar una camioneta como las que deben haber solo 3 en toda la ciudad.
¿Sistema de comunicaciones? ¿Alguien me puede decir que es entonces ese aparato al que los policías de calle le hablan de vez en cuando? ¿Ninguno en toda la ciudad se enteró de que una X5 negra debía ser detenida?

Después sale una hiena pedante como Aníbal Fernandez a decir que los argentinos no quieren a los militares involucrados en operativos de seguridad.
Si son lectores de este blog, ¿recuerdan cuando escribí sobre los que se quejan y reclaman no hacerle el juego a la derecha?
Pues ahi tienen un ejemplo claro y concreto. Mientras Duhalde dice lo que muchos ya quieren oir, tipos como el Jefe de Gabinete se escandalizan, pero no hacen una mierda para que nadie tenga la necesidad de reclamar a los militares haciendo de policías.

Sigamos bajo el calor en esta jungla donde las hienas vienen ganando por afano.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Muy cierto. Aunque desconozco el caso específico de MDP y el tipo al que hacés mención, me pareció terrible que haya pasado tanto tiempo hasta encontrar a la hiena (principal), y encima entregándose (sino por ahí ya lo teníamos boxeando osos polares en Alaska).

    También ví a las ‘otras’ hienas. Son las mismas que cuando pasa un accidente se quedan mirando o filmando, y después se preocupan por el 911.

    Tenés razón, van ganando por afano. Y me parece que les falta hacer más diferencia todavía…

    Saludos
    PLPLE

    • Yose en 29 de enero de 2010 a las 12:44

    porque no arreglan el transito ustedes con elias… con una grua y 1 inspector cada…. a ver… 600.000 habitantes, (o 1.500.000 en verano) dividido 250 personas…. 1 grua, 30 motos y absolutamente nada mas…

    • Javier en 29 de enero de 2010 a las 13:00
      Autor

    Yose:
    ¿Y por qué no proponés que me nombren director de tránsito?
    Arreglá con tus compañeros y ya que saben mi nombre y apellido, no como vos que no te animás a ponerlo acá.

    Voy ad-honorem, sin sueldo, no tengo ningún problema.
    En 6 meses devuelvo el cargo con Uds. arregladitos y haciendo las multas que corresponden con esa sola grua y las 30 motos.
    Con 4 choferes y 124 inspectores que no pasen un artículo día por medio me arreglo.

    El grupo de tránsito en el único lugar donde podrían trabajar es en la administración pública, porque ni aun demostrando inutilidad y vagancia manifiesta se los puede despedir. Si tuvieran que trabajar en el ámbito privado, ya se hubieran cagado de hambre hace rato.

    • Yose en 29 de enero de 2010 a las 17:48

    Todo bien.. pero estas equivocado….no trabajo ahi.. pero me parece muy facil atacar al empleado cuando los que permiten y fomentan todo esto son los politicos que nosotros mismos votamos… el hombre es animal de costumbres.. si les permitis no hacer nada seguro que no va a hacer nada

    • Javier en 29 de enero de 2010 a las 18:29
      Autor

    Yose:
    Mirá, cada vez que tuve que decir algo que hizo mal un político lo hice.
    Podés recorrer el blog y te vas a encontrar con montones de esos escritos.
    La vagancia e inutilidad extrema no solo es fomentada por los políticos, que meten a cuanto amigo y conocido a laburar en el estado sino también por los mismos empleados que saben que tienen la vaca atada, y que laburen o no, siguen estando y cobrando.
    Si llegás a pasar un día por la defensoría del pueblo, preguntá por la investigación que hicieron sobre los pedidos de licencia, mas comunmente llamados “artículos” y te van a hacer una lista bastante larga de gente que tiene mas de 330 días anuales de licencias varias. Oh, casualidad, como si laburaran en otro lado y e hicieran presencia en la muni solo cuando en ese otro lado tienen vacaciones.

    Yo no necesito alguien que me permita o no me permita hacer nada.
    Tengo un trabajo que hacer y lo hago.
    Si alguien no hace su laburo porque dice “si me permiten no hacer nada para que voy a hacer algo” es tanto o mas inútil y vago que el político que no lo manda a laburar.

    Lo que yo puse es estadística. Se puede comprobar.
    Que uno o dos no trabajen no te la altera, pero cuando la estadísticas te dice que un determinado sector es una cueva de rascahigos, es porque debe haber dos o tres que hacen su trabajo a conciencia, como en la mayoría de las dependencias municipales y el resto está de joda.

    Y lo peor de todo es que se nota. Cuando ves a los inspectores paseando en sus motos, dejando atrás cientos de mal estacionados, dobles filas, violando semáforos y encima, cuando los increpás, te dicen que tienen orden de ir a otro lado.
    O, como también conté acá, un par de turras que pusieron una valla en España y Rivadavia y apoyaron los codos en ella, dejando que los coches se amontonen sin que se les moviera un pelo para ordenarlos.

    La culpa no es del chancho, dicen, pero estos chanchos están ya tan acostumbrados, que cuando aparece uno que les da de comer lo que ellos no quieren, enseguida se mandan una retención de tareas, como si no lo estuvieran haciendo todo el año.

    Si ellos no laburan, no me vengas a decir que es culpa de los políticos que los dejan. Nadie los obliga a rascarse los huevos y si lo hacen, nos están cagando a todos los que les pagamos el sueldo con nuestros impuestos.
    Son tan culpables y responsables como cada uno de sus superiores hasta llegar al intendente.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.