Los versos de la religión

Ya desde el propio momento en que una religión debe apelar al dogma de la fe para justificar la existencia de su dios estamos en presencia de un verso.
Porque cualquier verso requiere de la complicidad o la ignorancia del otro para que sea efectivo.

A pesar de mi declarado ateísmo, la primer situación no me molesta. Si todos los miembros de una determinada religión deciden aceptar sin ninguna clase de reparos a un ser superior, sin exigir y sin siquiera plantearse la necesidad de una mínima evidencia de su existencia, me parece totalmente entendible.

Lo que me jode soberanamente es cuando comienzan a considerarnos pelotudos a quienes no compartimos sus creencias, utilizando mecanismos engañosos para, desde una posición pseudo-científica, intentar convencernos de algo que, en otros tiempos (algunos, otros siguen igual), el no haber creído nos hubiera significado ser quemados vivos o estirados hasta medir 3 metros.

Asi es como la religión católica comienza a meterse en un ambiente totalmente desconocido para ellos e inventan el corso del diseño inteligente.
Por medio de afirmaciones no demostradas, que requieren de la misma fe para su aceptación que la requerida para creer en un ser superior, intentan que su teoría se enseñe de la misma manera que la de la evolución, ya que el poder de la fuerza para torcer las mentes les ha sido vedado.

Gracias a las últimas declaraciones sobre las bondades de la carne de cerdo que ha emitido nuestra presidente, que tampoco se destacan por su apego científico sino mas por una supuesta experiencia personal, también se han pronunciado algunas religiones que tienen vedada su ingesta.

En el caso de la religión judía, creo que la mejor explicación que recibí alguna vez sobre la prohibición del consumo de carne de cerdo ha sido la que alguna vez le escuché a un amigo en común con mi padre:

Si vas a llevar a tu pueblo por el desierto durante 40 años, lo mejor que podés hacer es evitar que se te mueran todos de triquinosis.

Clarito, no?
Sin eufemismos, sin mentiras. Es una costumbre derivada de un hecho puntual y que como tradición se mantiene. Algunos judios se apegan mas a sus tradiciones y no la comen, otros no tanto y la suman en su dieta. Lo mismo sucede con la circuncisión. Es una tradición que proviene de la necesidad de una mejor higiene en un ambiente hostil.
Ambiente hostil que hoy no se presenta. Y que científicamente podría derribar sin inconvenientes la necesidad de realizar ese corte a tan temprana edad.
Aun asi, jamás escuché a un judío defender esta práctica desde el punto de vista científico. Todos me han dicho “es una tradición”. Y punto. Para gustos, los colores.

Y aqui es donde tras haber leído una explicación de Kamel Gómez, del Centro Islámico Marplatense, publicada en Cazador de Noticias, que siento que me están tomando por idiota.

En los primeros párrafos de la nota esta persona escribe:

En general, las vedas alimenticias en el Islam son muy pocas. Y aquellas prohibiciones están bien explicadas, pues en nuestra Tradición no hay lugar para creencias irracionales o carentes de fundamentos.

Luego de esto, mas adelante, viene la explicación racional y fundamentada:

Si uno come una cosa y le gusta, tendrá simpatía por lo que come. Si esto sucede con el cerdo, entonces adquirirá las costumbres del cerdo, como la asquerosidad, la falta de intimidad, la suciedad, el mal olor, el solazarse en la podredumbre, la inversión de los sexos, etc. Muchos animales tienen normas de vida, el cerdo no tiene ninguna.

Si el Sr. Kamel Gómez lee estas lineas, quiero decirle:

Yo respeto su religión. No estoy de acuerdo con algunos de los dogmas que tienen, pero considero que tienen todo el derecho del mundo a creer en lo que les parezca.
De ahi a que intente hacerme creer que mi familia y yo nos solazamos en la podredumbre, somos sucios, asquerosos y tenemos los sexos invertidos hay una distancia muy grande.

¿Puede ser, entonces, que deje de tomarme por boludo, si?

Gracias.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

4 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Pocas veces he leído algo que concuerda tan perfectamente con lo que yo pienso.

    Saludos!

    • Javi en 10 de febrero de 2010 a las 2:18

    Lamentablemente en este y muchos otros países, las instituciones religiosas están encarnadas en las instituciones gubernamentales. Recuerden que el innombrable tuvo que bautizarse para asumir la presidencia.

    Aún sigue vigente la creencia de que las catástrofes naturales y enfermedades son directamente proporcionales a la cantidad de pecados cometidos.

    Desde que como pescado, puedo aguantar bajo el agua mucho más tiempo.

  2. Bueno, yo lo q más como es carne de vaca, y creo que estoy desarrollando 4 estómagos.. por la panza q estoy criando jejeje

    Lamentablemente es cierto lo q decís, y lo que es peor, nada es negro o blanco, suelen haber muchos grises. POr ejemplo, la iglesia que tanto pregona el amor por el projimo y la ayuda a los necesitados, etc, presente en paises (incluso el nuestro) donde los pibes se mueren de hambre, mientras q los altos dirigentes se pasean entre estatuas de oro, y tienen propiedades importantes en zonas caras, etc etc..
    Típico el grupo de facebook “cambiemos las riquezas del vaticano por comida para africa”, con miles de miembros.
    Uno piensa “que HDPs”, sin embargo hay muchos curas (o como sea q los nombren yo de eso no conozco) que sí viven ayudando a la gente en las villas, o tienen comedores, hogares de huerfanos y/o para chicos de la calle, etc…

    Es un tema muy complejo.

    Saludos.

    • Alpha en 13 de febrero de 2010 a las 15:29

    El tipo tiene razón! Miren los ejemplos, hasta Hannibal Lecter era un tipo que simpatizaba muchísimo con la gente!

    (Las cosas que se ven por ahí…)

  1. […] “Ya desde el propio momento en que una religión debe apelar al dogma de la fe para justificar la existencia de su dios estamos en presencia de un verso. Porque cualquier verso requiere de la complicidad o la ignorancia del otro para que sea efectivo.” (Javier Salinas) […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.