Nuestra Parrilli propia

El caso que hoy quiero comentar tiene una similitud bastante importante con el de la jueza de faltas Parrilli, de la Ciudad de Buenos Aires.
Similitud, mas que nada, en la desconexión con la realidad que sufren muchos jueces, aunque sean de faltas, y que los llevan a considerarse integrantes de un olimpo que se eleva sobre la miserable condición de “comunes” del resto de los ciudadanos.

Pero también porque existe en este caso un ingrediente adicional. Como se tolera la inutilidad e inoperancia estatal y se castiga a quien pretende defender su vida y sus pertenencias del rascahuevismo generalizado presente en las administraciones públicas, sobre todo la de Mar del Plata.

La noticia la encuentro en el periódico online Noticias y Protagonistas y está titulada “Por la sombra

Resumiendo un poco, aunque sería preferible que leyeran la nota, Héctor Llanos, agricultor artesanal marplatense, esposo y padre de dos hijos de muy corta edad, vio que unos pinos amenazaban la integridad de su precaria vivienda y por ende, su vida y la de su familia.
Como buen vecino, solicitó la correspondiente autorización para la tala de los mismos. Y en vista de que la autorización no llegaba, muy probablemente porque había quedado debajo de la yerbera de algún empleado municipal, tuvo el tino suficiente de cortarlos antes de que le cayeran sobre sus cabezas.

Lo que no imaginó es que lo que caería sobre su cabeza sería el peso de la BURROcracia. Mucho mas rápido que la autorización para cortar los pinos llegó la inspección, la infracción, la multa y la carcel.
Es que ser pobre y no poder pagar un abogado ya parece ser otro delito.
La Parrilli marplatense le impuso una multa de $10.000 a pagar en 3 días. Entiendasé, a un agricultor artesanal, con un terrenito donde hace su quinta y apenas mantiene a su familia.
En vista de la imposibilidad de pago inmediato, solicita se revea el monto de la pena y se le den posibilidades de pagar la multa en cómodas cuotas. ¿pero como se le ocurre? MARCHE PRESO

Asi fue como el pobre Héctor, sin abogado, sin asesores, sin justicia, fue a dar con su humanidad en un calabozo de la comisaría de Coronel Vidal, donde la casualidad quiso que su caso se equiparara al de un asesino al volante, alguien que mató y huyó, como fue la Hiena Barrios, quien estuviera preso en el mismo calabozo.
Y lo peor de todo, según la nota, es que además fue mandado a ser encarcelado por un tiempo mayor al que la ley permite (se la aplicaron 50 días de arresto cuando no podían ser mas de 30), en un calabozo común cuando la misma ley indica otra cosa y sin permitirle una adecuada defensa por medio de un defensor oficial.

Es cuando veo esto que me pregunto: ¿como es que todavía no hay muchos Héctor a los que se les chifla el moño y empiezan a encarnar al personaje de Michael Douglas en Un Día de Furia?

Sobre todo, cuando uno se encuentra con noticias algo mas viejas, como esta, donde una empresa tala 20 añosos eucaliptus en buen estado y los empleados municipales justifican el permiso aduciendo que “la zona está oscura e insegura porque ahi van travestis”.

¿Que es lo que pasa por la cabeza del inspector que fue a infraccionar al quintero?
¿Algo como “tomá, hijo de puta, para que aprendas que vas a hacer lo que a nosotros se nos canta y no lo que a vos te parece“?

¿Que es lo que siente un juez de faltas cuando tiene a un pobre frente a si, que no solo acepta con sumisión el pago de una multa que no le corresponde, sino que además pide clemencia?
¿Algo como “aaaahhh, hijo de puta, bolita inmundo, como que no tenés 10 mil mangos para pagarle la multa al Estado, pero seguro que tenés para masticar hojas de coca y tomar vino. Así que no tenés guita, entonces mirá que poronga que soy, te mando preso“? (*)

Todo esto, lamentablemente, es parte de ese Estado que hemos dejado construir gracias a los votos que hemos emitido. Y a la posibilidad que le hemos dado, por nuestra desidia, de encapsularse cada día mas para impedir que cualquier tipo de reacción que se vaya gestando, ya sea que se llame consulta popular, revocatoria de mandato, partido político chico, pueda generar una vuelta atrás e impida que el poder asaltado sea devuelto a quienes corresponde.

No es para quedarse tranquilos. A los funcionarios les estoy hablando.
Algún día, alguien como Héctor no va a ser tan dócil y no va a mostrar tanta educación como la que a Uds. les falta.
Algún día, alguien como Pablo no va a romper a mazazos una pared de durlock, con aviso previo, sino el cráneo de algún o algunos empleados rascahuevicos y sin decir agua va.

Cuando llegue ese día, como es mi costumbre, voy a estar aquí escribiendo y apoyando al que haya salido a romper cráneos de inútiles a sueldo. Y si es necesario para empezar a cambiar un poco las cosas, estaré convocando a imitar su accionar como corresponde, o sea, predicando con el ejemplo.

(*) Para los que no entienden el significado de la palabra ironía.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 comentarios

  1. Lo que pasa, es que poca gente se mueve y denuncia, por lo cual, quienes denuncian, pasan a ser como una “molestia” para quienes “supuestamente” deberían estar atendiendo dichas denuncias.

    Yo me he puesto como objetivo, denunciar este año “todo” lo que me parezca mal. Desde EPEC (luz, público), por los cortes sin aviso; organismos públicos, por mala atención; el servicio de Internet (privado); y todo lo que crea que ‘no va bien’.

    Ayer mismo, llegué a un colectivo justo cuando subía el último pasajero, y le pedí que por favor frenase para esperar a mi novia que venía corriendo pero que no había logrado alcanzar el bondi aún. El tipo aceleraba y yo enganchado en la puerta, le insistí varias veces y finalmente frenó (será que si me abalanzaba para adentro, todavía estaría pegándole). El tema es que para eso no se como es el procedimiento de denuncia, aún así, guardé el comprobante para ponerme a investigar el lunes y hacer la denuncia correspondiente.

    Ahora bien, al tema, luego de que este pobre hombre salga, él debería volver, hacer una denuncia y exigir el despido de las personas que no atendieron a su trabajo, como también de las personas que dirigen a esos inútiles (a fin de cuentas, no son útiles a su tarea, ¿no?).

    Ya sabemos que lo más probable es que no suceda nada, pero que queden pruebas de que tal o cual persona no cumplió con su labor. Nunca se sabe, quizás algún día, alguien lea esos reclamos y finalmente haga justicia.

    La justicia es lerda, pero llega… y no hay que caer en la desesperanza de que reclamar no produce frutos (lo digo por experiencia), solo hay que esperar que esos frutos maduren… y luego obtener los beneficios que te traen (en mi caso, con devoluciones por incumplimiento de servicios, pedidos de disculpas formales, y hasta “descuentos” para que siga siendo cliente de tal o cual empresa… Fiber… ya saben).

    Conclusión… haga su reclamo y espere 🙂

    Saludos

    • Javier en 21 de febrero de 2010 a las 18:52
      Autor

    Fede:
    Un consejito. Todo lo que empieces a hacer, considerá que vas a tener que tener suficiente paciencia para mantenerlo en el tiempo.
    Estos HDP utilizan la ansiedad de la gente en su propio beneficio. Vos chillás, ellos se rien, vos te amargás y no seguís. Ellos ganaron.

    En mardel yo lo he visto ya varias veces con el tema del costo del boleto. Ves denuncias, declaraciones públicas y marchas solo cuando lo van a aumentar.
    Al día siguiente, están todos en otra cosa hasta el próximo aumento.

    Pero, si empezás algo sin ansias, vos chillás, ellos se ríen, vos metés una nota, ellos se rien, vos publicás en un blog, ellos se rien, un diario toma tu nota, ya no se rien tanto, vas a la defensoria del pueblo, ya la sonrisa se desdibuja, vas a la fiscalía, ya no ves risas, los llaman a declarar, ya no tienen de que reirse.

    Un abrazo

    • severino en 23 de febrero de 2010 a las 19:56

    hola,tomo el caso de fede,como ejemplo,pero en realidad,quiero comentar lo siguiente,y tiene que ver con el comprobante lease “boleto”,el comprobante que nos queda por el contrato de transportarnos no refleja la verdad del tramo que realizamos,generalmente tienen las “puntas” invertidas,imprimen otra numero de linea,etc,si lo vas a usar de prueba te voltean suerte

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.