ContraFito

La noticia de hoy parece que va a ser la carta de Fito Paez publicada por Página 12

Y mas allá de que tiene todo el derecho a decir lo que dijo, cuando se trata de elecciones, tenemos que recordar que “el pueblo es soberano” y aunque sus decisiones pueden no gustarnos, y sin interpretar mal lo que digo, no tenemos otra alternativa que aceptarlo. Digo sin mal interpretar, porque le otra alternativa fueron los golpes militares y después de haber vivido uno no tengo ninguna gana de vivir otro.

Asi que para saber si lo que escribió Fito le hubiera convenido no escribirlo, no por conveniencia personal sino por espíritu democrático, pensé que escribir lo mismo pero cambiando el destinatario de las puteadas podía dar una idea mas cabal de lo que yo considero una gran metida de pata y un acto de fascismo indisimulable .


———————————————–

Nunca la Argentino estuvo menos misteriosa que hoy. Nunca estuvo más lejos de ser ese país deseado por todos. Hoy hecha un estropajo, convertida en una feria de globos que vende libros igual que hamburguesas, la mitad de sus habitantes vuelve a celebrar su fiesta de pequeñas conveniencias. A la mitad de los argentinos le gusta tener el bolsillo lleno, a costa de qué, no importa. A la mitad de los argentinos le encanta aparentar más que ser. No porque no puedan. Es que no quieren ser. Y lo que esa mitad está siendo o en lo que se está transformando, cada vez con más vehemencia desde hace unas décadas, repugna. Hablo por la aplastante mayoría Kristinista que se impuso con el límpido voto republicano, que hoy probablemente se esconda bajo algún disfraz progresista, como lo hicieron los que “no votaron a Menem la segunda vez”, por la vergüenza que implica saberse mezquinos.

Aquí la mitad de los argentinos prefiere seguir intentando resolver el mundo desde las mesas de los bares, los taxis, atontándose cada vez más con profetas del vacío disfrazados de entretenedores familiares televisivos porque “a la gente le gusta divertirse”, asistir a cualquier evento público a cambio de aparecer en una fotografía en revistas de ¿moda?, sentirse molesto ante cualquier idea ligada a la seguridad, casi como si se hablara de “lo que no se puede nombrar” o pasar el día tuiteando insultos que no le interesan a nadie. Mirar para otro lado si es necesario y afecta los intereses morales y económicos de la jefa de la tribu y siempre, siempre hacer caso a lo que mandan Dios y las buenas costumbres.

Da asco la mitad de Argentina. Hace tiempo que lo vengo sintiendo. Es difícil de diagnosticarse algo tan pesado. Pero por el momento no cabe otra. Dícese así: “Repulsión por la mitad de un país que supo ser maravilloso con gente maravillosa”, “efecto de decepción profunda ante la necedad general de un país que supo ser modelo de casa y vanguardia en el mundo entero”, “acceso de risa histérica que aniquila el humor y conduce a la sicosis”, “efecto manicomio”. Siento que el cuerpo celeste del país se retuerce en arcadas al ver a toda esta jauría de ineptos e incapaces llevar por sus calles una corona de oro, que hoy les corresponde por el voto popular pero que no está hecha a su medida.

No quiero eufemismos.

Argentina quiere un gobierno progresista. Pero progresista con paperas. Simplones escondiéndose detrás de la máscara siniestra de las fuerzas ocultas inmanentes de la Argentina, que no van a entregar tan fácilmente lo que siempre tuvieron: las riendas del poder, la ignorancia y la hipocresía de este país. Gente con ideas para pocos. Gente egoísta. Gente sin swing. Eso es lo que la mitad de Argentina quiere para sí misma.

———————————————–

No debo haber cambiado mas de 10 o 15 palabras. Y seguro que habrá muchos que, desde la vereda de enfrente de Fito Paez, puedan coincidir con estas palabras de la misma manera que disienten con las originales.

Recomiendo leer a Esteban Panzeri Glas en “La retórica de la intolerancia“, sobre todo, porque opina que “mientras a unos les de asco el 47% de un electorado y los otros sigan queriendo “matar a la yegua” va a ser imposible construir en lugar de destruir.

Fito Paez pasó a ser otro de los que no saben hacer otra cosa que destruir, excepto, cuando se trata de sus honorarios. Parece que lo que ha cobrado actuando en actos del gobierno nacional le alcanza y le sobra para tirarle por la cabeza con sus propias palabras: “que piensan que hacen una guerra y se hacen pis encima como chicos, que rondan por siniestros ministerios haciendo la parodia del artista”

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

4 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Coincido tanto con vos como con Fito. Te consulto: en qué momento se cumplió la afirmación “país que supo ser maravilloso con gente maravillosa”. Tengo 25 y sinceramente dudo que las condiciones de vida de mi entorno más inmediato (familiares ya sean más o menos cercanos) hayan sido (sobre todo en estos 25 años) ‘mejores’ que los actuales. Sí, no tiran “manteca al techo” pero viven y no sobreviven como hace unos años.

    Que éste gobierno tiene cosas por mejorar más que seguro. Y que el verso del modelo no les va a durar mucho más también. Pero si tengo que argumentar medianamente un porqué seguro sonará más convincente porque no me va ni un poquito las demás opciones. Mi viejo es más bien menemista de perfil bajo y mi vieja Duhaldista y sus allegados de turno. Qué sé yo, no me molesto si me tildan de “K”, hay calificativos peores aun no siendo militante de ningún partido.

    Tu opinión pierde fuerza al buscar desestimar las palabras del artista por ser “K” y cobrar por sus presentaciones. Digo, con más o menos términos encolerizados que las publicadas se ha referido a la ciudad antes de ser artista-militante (mala palabra parece ser desde hace no mucho tiempo). Sí soy consciente que salta por el dedo en el tujes tras la amplia derrota pero tal vez ya lo venía pensando. 😀

    • Javier en 12 de julio de 2011 a las 16:30
      Autor

    Claudio: Una lástima que no hayas entendido el concepto de la publicación.
    Está muy claro.
    No me interesa que mi opinión sea fuerte por “desestimar palabras del artista por ser K”, prefiero que sea por acojer las palabras de Esteban Panzeri Glas sin tener idea de que ideología expresa ser.
    Y es por eso que marco el tema de los honorarios. Porque en un mundo de culos sucios, siempre hay que primero oler el propio antes de señalar el de los demás.

  2. No por ser obsecuente Javier, pero me gustan como resumis de una manera simple y entendible los temas que posteas.
    Yendo al tema principal, a mi entender, puede ser una mirada un poco simplista, pero veo lo que mas bronca les da al Gobierno Nacional es no poder haber doblegado con sus millones de $$, como si lo hizo con casi todas las provincias y tenerlas a su merced, a la Capital Federal y mas alla que Macri no sea un santo de mi devocion, mucho no esta haciendo, pero algo hace… y no con la guita de los K…

    • Javier en 15 de julio de 2011 a las 23:38
      Autor

    Sebastián: gracias, primero, por agrandar un poco mi limitada capacidad de escribir.
    Sobre el tema en cuestión, hoy estaba leyendo un twitt, algo bien cortito, que decía: “se caen las mentiras”
    Y tengo algo dando vueltas en la cabeza al respecto que calculo que el fin de semana lo convierto en post.
    Saludos

  1. […] Estoy como Fito Paez, pero a diferencia de el, asquearme me daría asco de mi mismo. […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.