Caradura desmemoriado

Hace unos días, el intendente de Mar del Plata, Gustavo Pulti, fue entrevistado en el Canal 2 del cable marplatense, canal perteneciente al multimedios La Capital (algo asi como un Clarín local) y sus palabras levantaron bastante polvareda.

Mas que nada, porque indicó que “acá no hay valijas de Antonini, acá no pasa nada de eso, acá la cosa es distinta”. Aclaremos que “acá”, para Pulti, significa “su gobierno”.
Claro está que el hormiguero del FPV sintió esto como una patada y las quejas airadas no tardaron ni microsegundos en hacerse oir.

Vean el video y seguimos:

Como pudieron ver, la entrevista empieza recordando un caso ocurrido al inicio de su gestión. En febrero de 2008, para ser mas exactos, unos 75 días después de asumir el cargo.
El director de tránsito al que hace referencia era el segundo nombrado por el (recuerden, no habían pasado 3 meses de asumir), su nombre es Victor Bengolea y su cesantía motivó un aplauso de mi parte que expresé en este post.
Por las dudas, no dejen de leer el último párrafo, ya que aun cuando las medidas de gobierno pueden parecer buenas, no deja de existir la posibilidad de que no sea así.

Un día después ya tuve que empezar a dudar de mi aplauso. El propio Bengolea relata su versión de los hechos e informa de las remociones de empleados de tránsito que habían sido denunciados ante la justicia por robo.

Finalmente, 4 días después, con todo el dolor en el alma, tuve que meterme ese aplauso inicial en el culo y asumir que habíamos sido engañados y que el motivo del despido de Bengolea fue, en realidad, una movida para evitar que la defensa corporativa de los suspendidos le parara el funcionamiento de la Dirección de Tránsito.

Hoy, los dos empleados suspendidos en esa ocasión se mantienen en su cargo. “Si un funcionario está cuestionado, no puede estar en nuestra gestión” dice el caradura desmemoriado.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.