¿Y ahora a quien aplaudo?

En el post de ayer aplaudía un gesto político del Intendente Pulti como fue el de echar, sin muchas vueltas, al Director de Transporte y Tránsito de la Municipalidad, tras ser acusado de dejar ir manejando a un ex camarada en estado alcoholico y sin registro.
Y aunque también dejaba flotando, al final, la idea de una venganza, reconozco que había un cierto interés en mi interior de que no fuera así.
Pobre iluso. No puedo siquiera tener una pequeñita esperanza que donde levanta vuelo me la bajan de un hondazo.

El ex Director de TyT de la Municipalidad, Víctor Bengolea, salió a refutar todo lo que le habían endilgado durante el día de ayer los medios periodísticos. Y justamente, lo que ventiló fue lo que yo esperaba que no fuera.

cuando el empleado policial me dice `jefe me secuestraron el auto’. Yo le dije que hablara con la persona que le había secuestrado el auto para que le diera las explicaciones que considere que corresponden y listo. No tenía más nada que hablar.
….
El acta de constatación fue labrada por personal de tránsito, como ocurre en todos los casos. Eso está a disposición de la Justicia de Faltas. En ningún momento, autorice a que se entregue un vehículo o permitir que se entregará la documentación.
….
el personal policial le secuestró el vehículo. El inspector de Tránsito se acerca al conductor y le pide su documentación. El conductor entrega toda su documentación. La documentación nunca sale de las manos de los inspectores de tránsito. Salvo que un inspector de tránsito se la devuelva al conductor. Este empleado policial que se retiró del lugar, se retiró con la cedula verde y el comprobante del seguro. Un propio inspector de tránsito le entregó la documentación.
….
hay toda una movida gremial. En las últimas semanas, me he visto la obligación de remover a tres inspectores. Dos de ellos fueron denunciados por el robo de un MP3, que está siendo investigado por la Justicia. Y hace pocas horas, habíamos retirado del servicio a otro empleado municipal. Esto motivo a un acto de protesta del delegado gremial del turno noche. Justamente, él es el empleado que estaba custodiando el auto de este policía. Este empleado municipal es Jefe de Calle y estaba a cargo de los cuatro o cinco empleados que se sintieron ofendidos por esta maniobra.

Sigo pensando que el Intendente, dentro de todo, tiene que seguir por la misma senda. Aunque veo, tras esta experiencia, que no es tan difícil descubrir la realidad de una situación si se toman las cosas con calma y se escucha a todos los involucrados.
Como dije ayer, no es cuestión de aferrarse a la “condena firme” dictada por la justicia. Pero tampoco salir a cortar cabezas ante la primera campanada. Teniendo en cuenta que Pulti todavía no llegó a los 100 días de gobierno no se podrá dar el lujo, a partir de ahora, de confiar ciegamente en los empleados de la comuna.

No por casualidad es que tenemos un tránsito tan calamitoso y un transporte tan conflictivo. Es hora de pensar seriamente si el problema está en las cabezas o en el resto del cuerpo.

Fuente: 0223.com.ar

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 ping

  1. […] una medida de gobierno. Ir a revisar las noticias. Publicar otro post donde dud�s de los aplausos del anterior. Macerar un par de d�as. Volver a ver las noticias y enterarte que al final un grupo de empleados […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.