Pobre Kevin

La noticia, si la queremos aseptica, dice que Kevin Molina murió de una bala perdida mientras estaba refugiado en su casilla del barrio Zavaleta, también conocido como Villa 21-24, debajo de una mesa.

Si utilizamos el lenguaje periodístico, podríamos decir que dos facciones rivales de presuntos narcotraficantes se enfrentaron a los tiros en dicha villa, sin que la Prefectura intervenga para dar seguridad a los habitantes habituales.

Esto podría figurar en cualquier diario, en un recuadrito de 1 columna y 25 lineas, en la página de policiales, pero los integrantes de la organización social La Poderosa se encargaron de darle mayor difusión.

Y también aparecieron los que hicieron de Kevin, ya, una bandera. Y lo comparan con la visibilidad del caso Angeles Rawson.

Y ya desde un principio, se cargan culpas a la Prefectura. No porque la Prefectura sea una organización de mierda, que mantiene tradiciones heredadas de las épocas del proceso militar, ni porque parte de sus integrantes tiene negocios con los narcos, no, la Prefectura la liga porque son el fetiche de la seguridad de la clase mierda, que se mea por tenerlos patrullando por la esquina de su casa.

Reitero, la Prefectura es un organismo que puede compararse sin ningún temor a equivocarse con la Bonaerense, pero en vez de pensar por que durante la dékada ganada no se adecuó su funcionamiento al requerido para un Estado democrático, o analizar por que la Presidente decidió desplegarla tras el estrepitoso fracaso electoral, es mas fácil relacionarla con los exigidores de mano dura.

Leí también consideraciones respecto de la posible vida y muerte de Kevin en un barrio cheto o un barrio normal, un barrio “a secas” se podría decir.
Y pienso … ¿donde está la dékada ganada, los Bonafini, De Vido, Schoklender y sus millonarios planes de vivienda que no pudieron ofrecerle a Kevin una vida en un barrio “a secas”?
¿Quien pensó que si Kevin hubiera tenido una casita con al menos las paredes de material la bala que lo mató no hubiera pasado tan limpiamente y con tanta fuerza como la que tuvo tras pasar por una delgada chapa?

También están presentes los narcos … los narcos que se han multiplicado en este país. Narcos que son conocidos por haber tomado como punto de reunión algo llamado “Nordelta” y que casualmente se encuentra en Tigre, el partido donde es intendente Sergio Massa, hombre de la derecha de la UCede que también, casualmente, fuera director de la ANSES durante los gobiernos de Duhalde y Kircner, Jefe de Gabinete de Cristina y hasta candidato testimonial en el 2009.

¿Que hizo esta gente para evitar que tanto narco terminara a los tiros en la villa 21 y baleando a Kevin?

Nada, pero el problema no es ese, el problema, para cierta gente, es que Kevin no es noticia. Que no van los móviles de los noticieros a cubrir su muerte en la puerta de su casa. Es el reflejo de una sociedad de mierda a la que no se le mueve un pelo cuando el muerto es pobre.

Y mañana me voy a preguntar … ¿Y Berni? ¿No es acaso Berni también parte de un grupo de mierda que salió corriendo a meter un testigo falso en el caso Angeles Rawson?
¿Donde está Berni, con su helicóptero y su moto, entrando en la villa como si fuera el Terminator de la segunda película?
¿No es Berni también parte de la dékada ganana a fuerza de relato y auto convicción de que todo está bien, que el delito no existe y que la inseguridad es una lamentable “sensación”?

Y a todo esto … ¿la culpa de mantener los subsidios al combustible, a la energía, a los transportes también es culpa de la clase mierda? Probablemente, porque ahora ya esa clase mierda no los vota.
Desagradecidos, pensarán, ahora se preocupan porque los interceptan en las puertas de sus casas para afanarles el auto nuevo (porque … ¿vieron que como no se pueden comprar dólares para guardar ahora los autos de alta gama están baratisimos en pesos?) o la camioneta y los cagan matando a tiros, se olvidan que se les financió luz y gas baratos todos estos años, aun cuando tenían con que pagarlo.

Pobre Kevin. No solo nació y murió sin conocer otro gobierno que el kirchnerismo, no solo le tocó en suerte tener que habitar una de las tantas villas que no hubo peronismo que pudiera erradicar elevando el nivel de vida de sus habitantes, no solo le fue a tocar justo la lotería de la bala que traspasó la mísera chapa que algún puntero debe haberle provisto a su familia, no solo no van los medios a “visibilizarlo”, sino que además se va a ligar unos defensores de esos que ameritarían un “no me defiendas más, dejame que yo me ocupo”.

Les dejo, para que vean también cuanto tuvo que ver la dékada ganada en la vida y muerte de Kevin Molina, un video que muestra algunas comparativas de las superficies ocupadas de las villas de Capital. La villa donde vivía Kevin, se puede apreciar a partir del minuto 4:49

Pero recuerden: De aqui a escuchar que a Kevin lo mataron Clarín, los medios y la clase mierda opositora golpista gorila destituyente, hay tanta distancia como la que se puede encontrar entre las dos caras de una hoja de papel.

PD: terminado el post, me encontré otra noticia, la de una persona que hace un tiempo gritaba “ningún pibe nace chorro”, pero que hoy está avalando un cambio en la edad de imputabilidad, que le hubiera dejado tan solo 5 años mas de libertad a Kevin.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.