Receta para armar un gran quilombo

¿Que se puede lograr si mezclamos un grupo de productores rurales patoteros, un grupo de sindicalistas patoteros y una presidente patotera?
Solamente un gran quilombo del que nadie se va a hacer cargo de sus consecuencias.

Sobre los productores rurales ya di mi opinión. Para resumir, creo que están haciendo “la gran Gerardo”. La quieren toda para ellos sin importarles los perjuicios que nos van a generar a todos. Que no son triviales y que, a mediano plazo, también se les van a volver en contra. Por eso es que no puedo estar de su lado.

Lo de Kristina, anoche, es la evidencia mas palmaria de que para ser un estadista no alcanza con dar un discurso de memoria o improvisando durante 45 minutos. Para EJERCER la presidencia de una Nación, en primer término, hay que considerar a sus ciudadanos como tales, no como idiotas. Reemplazar los datos irrefutables con palabras como “el piquete de la abundancia”, “Cuando hay rentabilidad y las vacas vienen gordas, las vaquitas son para ellos, y las penitas para los demás” o “sus costos son en pesos, porque quien los sostiene es el peón rural, el peor pago y con mayor trabajo en negro” es una total falta de respeto hacia todo el pueblo.
Porque a pesar de ser frases ciertas, la falta de certificación de la segunda y la evidente falta de capacidad para revertir la tercera, hace que las mismas terminen siendo triviales y solo aporten un poco de nafta al incipiente fuego.
Y además, también evidencia una total falta de “cintura” política y cultural, seguramente producto de mucho fotolog y poca realidad. Si con sus palabras pretendía que la población tomara partido, lo logró. Salvo por la nimiedad de que se pusieron del lado contrario al que ella esperaba.

Las retenciones y la ganancia del campo no es tangible para casi ninguno de los que no somos productores rurales ni economistas. Un churrasco que no se puede poner en el plato o un vaso de leche que no se le puede dar al hijo antes de que vaya a la escuela son situaciones mucho mas reales, ahora, que la posibilidad de que esa leche, ese churrasco o ese pan que ponemos en la mesa pueda aumentar al doble.
Si no se lo explica de esa manera, y demostrando que eso es cierto, lo único que se logra es que se tomen partidos por miedo, por empatía o por rechazo.

Lo de Kristina, personalmente, me produjo rechazo. Hoy, de ser distintas las circunstancias, estaría golpeando una cacerola junto a los ruralistas.
Pero mientras estos no cambien el discurso por uno que proponga soluciones viables, como por ejemplo mantener o incluso bajar los precios internos si se les reducen las retenciones, cuya única consecuencia sería una menor tasa de crecimiento de las reservas, no cuenten conmigo.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 comentario

    • Guido en 26 de marzo de 2008 a las 13:46

    No coincido con la parte de que “Las retenciones y la ganancia del campo no es tangible para casi ninguno de los que no somos productores rurales ni economistas”. Creo que es muy tangible, lo que pasa es que muchos no se dan cuenta que la causa del movimiento económico se debe al campo.
    Esto se nota mucho mas en el interior, seas o no productor rural, si el campo anda bien y gana guita hace que mucha otra gente gane guita tambien, porque gastan y vuelcan ese dinero en la economía real.
    Por ej. mi viejo tiene un restaurant y es notable la diferencia en cantidad de gente que va a comer en epocas que el campo va bien a cuando está mal, y no poductores rurales, sino aquellos a los que el “efecto multiplicador les ha llegado”.

    Digo yo, es tan dificil usar bien las retenciones que se hacen (que nadie discute que deben existir) de forma que beneficien a todos? como traté de decirlo anoche en un momento de bronca en este post? http://guidorossi.com.ar/post/29871407

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.