La estupidez del saber

Saber por el solo hecho de saber. Algo verdaderamente estúpido, por lo menos desde mi forma de ver las cosas.
Creo, sin miedo a equivocarme, que lo mas interesante que tiene el saber es la posibilidad de utilizarlo para producir cambios. Cambios que pueden ser radicales o que simplemente sirven para optimizar algo y hacerlo apenas un poco mas cercano a la perfección.
Es muy probable que esta forma de pensar esté muy relacionada con la personalidad técnica que he desarrollado. No concibo el saber como un mero ejercicio del enciclopedismo y si tengo que confesar algo es que me hinchan soberanamente las pelotas las personas que son capaces de recitar citas de cientos de autores y el libro al que corresponden pero a las que no se les cae una idea cuando se les pregunta ¿y como lo solucionamos entonces?

Es por esto que volví a sentir esa sensación de inflamación testicular cuando en los últimos días apareció un video de J.P. Feinmann en el que demuestra ser un tipo que por su propia definición merecería escribir un blog. O un “bloc” como el le dice en una muestra cabal de su habitual tendencia a hablar al solo efecto de demostrar lo mucho que sabe de cosas que no conoce. Lo que en el barrio se dice “al pedo”.
El video pueden verlo en el blog 2papiros, y de paso, si les interesa, pueden leer también un muy buen reportaje que le hizo Jorge Fontevecchia para Perfil.com. Se los recomiendo.

En el video JP se despacha contra los “blocs” con un par de frases de alto impacto:

“yo detesto el bloc, te lo digo, estoy en contra del bloc”

“no hay pelotudo que no tengo un bloc, y ponelo en negrita, en Argentina no hay pelotudo que no tenga un bloc, o sea que no entro en un bloc asi nomás”

“la mayoría de los que escriben blocs un buen jefe de redacción les daría una patada en el culo y los echaría por la pésima prosa que tienen. Es decir, no es cuestión de “ah, yo no escribo en ningún diario, en ninguna revista, voy a poner mi bloc”. No flaco, hay que saber escribir también sino, no le hagas perder el tiempo al que te lee, no lo agredas con tu mala prosa”

“Ese democratismo me parece agraviante con el lector”

No sería nada extraño que estas declaraciones hayan sido realizadas al solo y único efecto de lograr impacto. Nuevamente, como dicen en el barrio, habló para patear el tablero. Algo que hay que reconocerle a JP que sabe hacer muy bien.
Aunque lo que me resulta mas interesante de sus palabras es la rigidez en los conceptos de lo que debería ser el ejercicio del uso de la palabra.
Feinmann se aleja del contenido para centrarse en el continente. Como la gran mayoría de los profesionales, llamensé médicos, abogados o contadores, cree que el ejercicio tiene que tener sus formas para ser válido.
Desprecia, tal como se desprende de su primera declaración, la libre expresión sin encasillamientos sintácticos ni semánticos. No sería de extrañar que en sus mas íntimos deseos figure el de incorporar incumbencias a quienes tienen alguna necesidad de plasmar sus ideas en negro sobre blanco. Como ya lo hicieron los médicos o abogados, da toda la impresión de creer que para escribir se debería contar con la aprobación y revisión de los que ya “saben” como escribir y terminar de una vez por todas con esta democratización que solo sirve para que aparezcan pelotudos agraviando lectores con su mala prosa, aunque de esa manera expresen ideas maravillosas.

Reconozcamos que es muy cierto que en Argentina cualquier pelotudo tiene un blog. Como también es muy cierto que cualquier pelotudo puede tener un programa de televisión (sobre todo desde la irrupción de la t.v. por cable), que cualquier pelotudo puede votar y decidir en parte los destinos de un pais o que cualquier pelotudo es capaz de confundir un blog con un medio periodístico alternativo sin darse cuenta, por obvio desconocimiento, que ni siquiera la mayoría de los blogs son noticieros unipersonales.

No me queda mas que lamentar que esté en contra del “bloc” sin tener ni la mas puta idea de lo que es un blog, empezando por su nombre. Y lo lamento porque alguien que se considera filósofo no está cumpliendo con una de las primeras definiciones de la filosofía, el amor por la sabiduría.
En este caso, podemos decir que lo suyo es un auténtico divorcio sin acuerdo de partes.

Pero bueno, no es ni será la primera vez que JP está en contra de algo por el solo hecho de saber que estar en contra es mucho mas efectivo en términos mediáticos que demostrar los porqué no está a favor.
Y para terminar, tengo que recordar una vieja frase que dice “se agarra antes a un mentiroso que a un rengo”. Aplicada a Feinmann, nada mejor que extraer de la entrevista de Fontevecchia este párrafo:

No podía convencer a nadie de que era católico porque ni yo mismo estaba convencido, cuando me decían judío de mierda, de que era católico. Me sentía horrible. Es el otro el que te hace judío, el que te dice judío de mierda.

Cambién judío por pelotudo y católico por inteligente. Creo que queda todo dicho, no?

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 comentarios

2 pings

  1. Muy buena nota. En la actualidad, la definición de “saber” está desconceptualizada al máximo. Acá, cualquiera que cite 3 palabras del único libro que leyó en los 90’s es un genio. El saber pasa por otro lugar, lo loros también saben recitar.

    Pero bueno, en un país en donde D’elía fue maestro (de hecho, lo sigue siendo), podemos esperar mucho más aún.

    Saludos

    • G-Fer en 23 de mayo de 2008 a las 23:57

    Saber por el solo hecho de saber. Algo verdaderamente estúpido, por lo menos desde mi forma de ver las cosas.

    Una forma de ver las cosas de un utilitarismo radical y un tanto irracional.

    La ciencia es estúpida hasta que la tecnología le encuentra una aplicación práctica?

    La filosofía es estúpida?

    El arte es estúpido?

    Qué pensaría el uomo universale renacentista de tan aventurada afirmación!!!

    • Javier en 24 de mayo de 2008 a las 9:02
      Autor

    G-Fer:
    La ciencia no es estúpida. Estúpidos son algunos científicos.
    La filosofía no es estúpida. Estúpidos son algunos filósofos.
    El arte no es estúpido. Estúpidos son algunos artistas.
    Si el saber solo se adquiere para usarlo como medida de la importancia de la persona, ¿quien es mas irracional?

  1. […] hace tiempo mi propia catarsis con la desventurada frase de José Pablo Feinmann sobre que “cualquier pelotudo tiene un bloc“. En este caso, tras ver el blog de marras que ilustra la nota, aventuro que este muchacho […]

  2. […] hice hace tiempo mi propia catarsis con la desventurada frase de José Pablo Feinmann sobre que “cualquier pelotudo tiene un bloc“. En este caso, tras ver el blog de marras que ilustra la nota, aventuro que este muchacho […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.