Las cadenas por los trasplantes

Hace mucho que quería escribir algo respecto a una costumbre que se ha difundido mucho y que es la de armar cadenas cuando hay alguna persona grave y a la espera de un trasplante de un órgano a la brevedad.

Vamos a empezar este escrito con una definición clara: por mas ruido que hagas, por mas medios que llames, por mas fotos que pongas en facebook y por mas rt’s que hagas en twitter, no, no vas a conseguir que aparezca un órgano para el pobre necesitado.
Y las veces que han aparecido, han sido por la obra y gracia de la casualidad, no por la efectividad de estas cadenas.

La realidad es que no se consigue un corazón, ni un pulmón ni un hígado tan solo porque en la tele salgan todos los canales informando lo desesperados que están los familiares de un determinado paciente. Tampoco va a aparecer porque se declare a un paciente en “emergencia nacional”.

Los órganos para los trasplantes mas mediatizados comienzan a aparecer cuando los médicos de una sala de emergencias o de una terapia intensiva de un hospital registrado reciben a un paciente que no haya dado a conocer oposición al trasplante de sus órganos y que sea declarado muerto de acuerdo con los siguientes requisitos, establecidos por la ley 24.193, cuyo artículo 23 dice :

El fallecimiento de una persona se considerará tal cuando se verifiquen de modo acumulativo los siguientes signos, que deberán persistir ininterrumpidamente seis (6) horas después de su constatación conjunta:

a) Ausencia irreversible de respuesta cerebral, con pérdida absoluta de conciencia;

b) Ausencia de respiración espontánea;

c) Ausencia de reflejos cefálicos y constatación de pupilas fijas no reactivas;

d) Inactividad encefálica corroborada por medios técnicos y/o instrumentales adecuados a las diversas situaciones clínicas, cuya nómina será periódicamente actualizada por el Ministerio de Salud y Acción Social con el asesoramiento del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI).

La verificación de los signos referidos en el inciso d) no será necesaria en caso de paro cardiorespiratorio total e irreversible.

Abramos un paréntesis. Lineas atrás puse “para los trasplantes mas mediatizados”. Y esto merece una explicación.
La mayoría de los trasplantes que se hacen no son noticia. Miles de personas se trasplantan por año en nuestro país sin salir en TN ni en Crónica. Y esto sin contabilizar el trasplante mas común y corriente, el de sangre. Y tampoco es común enterarnos de aquellos que se pueden conseguir por donante vivo (médula, riñón, hígado)
Los “mediáticos” son aquellos en los que el trasplante implica directamente la muerte del donante (corazón, pulmones) o su incapacitación permanente (corneas). No quiero ubicar en ninguno de los dos casos los mas novedosos trasplantes de cara o miembros por las implicancias de ponernos a discutir si estaría bien que alguien con dos manos done una a un familiar o si sería aceptable que alguien done su cara a otro.
Y, por supuesto, es “mediático” el riesgo de vida del receptor, que de no contar con el órgano requerido en cuestión de hora o días afronta una muerte inevitable.
Y ni hablar de si el receptor es un menor, lo que lo hace mas urgente y noticiable.

Cerremos el paréntesis y sigamos.

Al tener ya cumplidos los requisitos del art. 23 de la ley 24.193 comienza un largo proceso para poder hacer la ablación de los órganos correspondientes y asignarlos de acuerdo a las compatibilidades y estados de los donantes.

Para que se entiendan mejor, si estás esperando un corazón, no te va a tocar el primero que aparezca, a menos que la lotería de la mejor compatibilidad te favorezca. Es que nuestros cuerpos están acostumbrados a reaccionar en forma muy violenta contra los cuerpos extraños que se introducen en el y el sistema inmunológico no es tan inteligente como para decir “ah, no, a este pulmón no tengo que atacarlo porque mi pobre dueño lo necesita”. Para leer algo mas sobre esto, acá

Por todo esto es que me pareció importante escribir este post.

Para decirte que si sos de los que reenvían cadenas de esta clase, lo primero que deberías hacer es revisar si junto a tu documento está tu carné de donante de órganos. O si cuando hiciste el documento te marcaron la casilla de donante. Si no sos donante o no hay forma de identificarte como tal, entrá en la página del INCUCAI y de acuerdo a tu provincia fijate como hacerte donante o que se sepa que lo sos.

Para decirte que si sos médico de emergencias o terapia intensiva, trates de que tu hospital tenga una política de procuración de donantes, porque si vos no ves los donantes potenciales, nadie lo hará.

Y, si ya hiciste lo que dicen los dos párrafos anteriores, darte las gracias y pedirte que, de alguna manera, intentes hacerle entender a los demás que los donantes se hacen, no se consiguen por T.V. ni en Facebook ni en Twitter.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 ping

  1. […] Javier Salinas y las cadenas de los transplantes que se hacen por mail […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.