Son los datos, estúpido – 3a parte

Nuevamente, como en las dos ocasiones anteriores, esta y esta, vuelvo a meterme en el tema de los datos oficiales, que deberían ser públicos pero que los arcaicos políticos que tenemos siguen manteniendo cerrados bajo llave, como si de la piedra filosofal se tratara.

Días atrás se puso en marcha en Mar del Plata el sistema de estacionamiento medido informatizado. Lo que antes se hacía comprando una tarjeta de papel y marcando casilleros con tinta o un agujero, ahora se puede hacer comprando una tarjeta magnética, registrándose (por única vez) en el sistema con un SMS, cargando el valor indicado en la tarjeta física, con un SMS también, en la cuenta virtual recientemente creada, y a partir de ahi, mandando otro SMS para avisar que se estaciona y otro SMS mas para avisar que se retira del estacionamiento.

Si, se complicó un poquito, pero bueh, los cambios y las actualizaciones implican estas cosas y hay que tener un poco de paciencia. También se puede hacer por teléfono, pero siempre registrándose previamente por SMS y en todos los casos, los anteriores también, con el costo de la comunicación a cargo del usuario.
También se puede contratar tiempo por internet, pero siempre, primero, registrarse por SMS.

Pero toda esta tecnología que se implementó no terminó de alcanzar para que el usuario, ese sufrido personaje por cuyo “beneficio” se dicen tantas pelotudeces y se comenten tantos desatinos, tuviera la cosa mas sencilla.

Entonces aparece una aplicación para instalar en el celular, Estacionamiento Medido MDQ, que no solo te permite saber con exactitud la zona de estacionmiento y los lugares mas cercanos que venden tarjetas o te cargan horas via postnet, sino que además te permite simplificar el proceso de registración, el de saber tu saldo, el del envío del SMS para estacionar o desestacionar, ingresando solo la patente, o de hacer la llamada telefónica, sin necesidad de recordar el tipo de mensaje a enviar, ni a que número enviarlo o a que otro número llamar.

No se si voy siendo claro. Me explico de otra forma.

La Municipalidad cambia de sistema. Hace uno mas complicado. Viene una persona ajena a la Municipalidad y te lo simplifica al toque. Y ni siquiera necesitó de un acceso especial ni de una api ni de nada.
Tan solo haciendo una nueva capa de interacción entre el sistema y el usuario.

Y acá es donde me empiezo a hacer preguntas. Por ejemplo:

Si los kioskos reciben una comisión del 12% de lo que venden en tarjetas de estacionamiento, ¿no podrían permitirle a una aplicación como esta ser un vendedor, recibir su comisión como corresponde y que el desarrollador elija ofrecer sistemas alternativos de pago, como tarjeta de crédito, débito automático o post pago mensual con factura a domicilio? ¿o que directamente se debite el importe de la factura del celular?

¿Cual es el problema que tienen los gobiernos que no se dan cuenta que hay que dejar puertas abiertas por todos lados, que hoy la inteligencia está girando alrededor nuestro y se aparece de la forma menos pensada?

¿Será que la costumbre de hacer “ghettos” desde el propio partido político al que pertenecen, donde se desconfían unos de otros por un puestito de mierda, los lleva a tener esta clase de comportamientos?

Hace falta generar la costumbre de abrir los datos porque … son los datos, estúpido!!!

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.