Las campañas valen plata

El título de este post es la frase pronunciada por el Secretario del Honorable Concejo Deliberante de Mar del Plata, Antonio Constantino (el que se autodenominó “1/4 de chanta” en el programa C.Q.C.) durante la reunión que mantuvo con la Secretaria General del gremio de camioneros local, Eva Moyano, en presencia también de la Presidente del H.C.D., Vilma Baragiola y del asesor Emiliano Mensor.

Todo está grabado en una cámara oculta que se puede ver en esta nota de 0223 o a continuación:

En principio, la frase no difiere mucho de la ya famosa “para hacer política en serio se necesita platita”, que fuera pronunciada por el matrimonio Kirchner, en los tiempos previos a su acceso a los cargos y a los millones.

Y tampoco difiere demasiado de la novela de enredos que vivimos hace poco cuando Tinelli fuera convocado para organizar el “Futbol para Todos”. Tanto en uno y otro caso, ninguno era, es o será un santo.
Ambos lados, gobierno nacional Vs. Tinelli o Bariagiola / Constantino Vs. Moyano, tienen muchos intereses y pocos principios republicanos.
En esto, no podemos hacernos los boludos. No hay inocentes en este entramado de tráfico de influencias y corrupción.

Es tan corrupto el que pide como el que reclama el cumplimiento de lo acordado al dar.
Aunque, si vemos la historia, mas particularmente la de los pagos a concejales para que aumenten el valor del boleto de colectivo, el razonamiento final podría llegar a ser, parafraseando a Alfonsín, “a uds. no les fue tan mal, corruptitos”.

Desgraciadamente, es esto es consecuencia de esa perversa denigración de la actividad política, que la convierte en un fin en si mismo y no en una herramienta para el cambio, para la equidad, para la mejora en el nivel de vida de los ciudadanos.

Quiero citar dos frases que siempre tengo presentes. Ambas de políticos socialistas.
La primera, de Jorge R. Lombardo, pronunciada hace 50 años:

Entendí siempre a la política como sinónimo de ciencia para el gobierno; jamás acepté que se la pudiera tergiversar convir­tiéndola en estrategia electoralista, ni se la usara tampoco para la destrucción de honras, ni de afectos, ni de sentimientos, ni de ideales.

Y la otra, de Juan B. Justo, que ya debe haber cumplido un siglo de pronunciada:

En política se miente, en política se mistifica, se oculta la verdad, y aún se simula el error, cuando se tienen privilegios que defender o apetitos que puedan satisfacerse merced a la ignorancia y el engaño de los otros.

Dos claves de estas frases: “ignorancia y engaño de los otros” y “la política como sinónimo de ciencia para el gobierno”

Se impone la transparencia, total y absoluta, de todo los actos políticos. Desde el mínimo aporte que pueda hacer a la campaña de un político un familiar o el almacenero de la esquina hasta la concesión multimillonaria que realice cualquier organismo del gobierno nacional.

Ya no solo se trata de condenar corruptos, se trata de erradicar las prácticas enquistadas en casi todos los niveles de la política.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 ping

  1. […] saber como fue el inicio de este tema, pasen y vean los dos posts que les dejo linkeados: “Las campañas valen plata” y “Las campañas valen plata 2a […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.