Curranderos y manochantas en la Municipalidad de Gral. Pueyrredon

Este post es largo. Pónganse cómodos porque van a tener que leer bastante.

Esta semana que pasó fue muy reveladora en dos aspectos:

1) Hasta donde llegan los curranderos y manochantas en su afán por ocupar espacios en instituciones gubernamentales y sanitarias para obtener “chapa” de oficiales o, de mínima, presentarse como avaladas desde el Estado.
Cuando no pueden ir por el lado de la salud, ahora se aprovechan de la cultura.

2) La gran falta de información que aqueja a los funcionarios que deben proteger a los ciudadanos de Mar del Plata del accionar de estos truchos. Claro está, considero esta “falta de información” como un beneficio de la duda, porque de estar informados, la situación se convierte en complicidad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Veamos como es la historia.

En enero de este año, tras ver la imágen siguiente, decido presentar un pedido de acceso a la información a la Secretaría de Desarrollo Social de la MGP.

Mientras tanto, dejo algunos comentarios y recibo respuestas. Son estas:

Así que tenemos: cursos de reiki en una dependencia estatal, que atiende adultos mayores, para personal municipal, en horario de trabajo y con el argumento de que el programa por el cual se lo hace es oficial de la Secretaría de Salud.

En el pedido de acceso a la información pido se me indique si la página de la que se obtuvieron las capturas es oficial, si hay un programa de “terapias complementarias”, si es parte del “Programa Paiphose”, si se firmó algún convenio con la “Asociación Argentina de Reiki” y si dieron intervención a la Secretaría de Salud por este tema.

La nota completa pueden verla haciendo click aquí.

Tras la espera de los tiempos administrativos, la presentación del pronto despacho por falta de respuesta y otra espera, a fines de febrero recibo como respuesta una nota de la Directora de Adulto Mayores, que, entre nararas y sasarasas sin responder las preguntas específicas, si ratifica que el “Programa Paiphose” se gestiona desde la Secretaría de Salud.

Así que en marzo, tras no recibir ninguna respuesta por redes sociales, sale otro pedido de acceso a la información. Ahora a la Secretaría de Salud, pidiendo me respondan si existe en el ámbito de la Secretaría a su cargo un “programa PAIPHOSE” o “Programa de Abordaje Integrado de Prácticas Holísticas Orientado a la Salud y la Educación”.

Pueden ver la nota completa en este link.

Nuevamente tras la espera de plazos, la falta de respuesta y el pronto despacho en abril, recibo respuesta: el “programa Paiphose” no depende de la Secretaría de Salud, es un grupo de privados a los que solo se les facilita espacio físico.

¿No me creen? Acá pueden ver la respuesta del Secretario de Salud.

Actualicemos hasta abril de 2018: cursos de reiki en una dependencia estatal, que atiende adultos mayores, para personal municipal, en horario de trabajo y con el FALSO ARGUMENTO de que el programa por el cual se lo hace es oficial de la Secretaría de Salud.

Como era de esperar, ni en la Secretaría de Desarrollo Social ni en la de Salud tomaron ninguna medida respecto de las mentiras que los empleados de Adultos Mayores ni de el aprovechamiento que el “grupo privado” paiphose hace del mero uso del espacio físico que les prestan.

Por algún motivo, seguramente que ya se les empieza a ver el intento de ir por el lado de la salud para embaucar gente, deciden cambiar de estrategia. Y optan por ir desde Cultura.

¿Como? Pues muy fácil, usando la palabra “bio” y “cultura”. ¿Quien se puede quejar, no?

Así que se presenta este festival de curranderos y manochantas:

Esto es tan solo un recorte, el programa completo pueden verlo en la página de la Municipalidad de Gral. Pueyrredon o, si lo desean o desaparece, en este PDF.

Durante una semana antes del festival estuve tratando de saber si el Secretario de Cultura, Cristian Rabe, había sido engañado en su buena voluntad, se había “comido” el conjunto de “bio” + “cultura” y había autorizado algo que reflejara el item 2) del principio de la nota.

Lamentablemente, no tuve ninguna respuesta de su parte, ni en público ni en privado. Al contrario, en su cuenta personal de twitter publicó lo siguiente:

Pueden confirmarlo en este link.

¿Que tenemos entonces?

Tenemos un Secretario de Cultura, Cristian Rabe, que fomenta y organiza un festival de curranderos y manochantas, que necesitan de estos avales para que sus prácticas pseudocientíficas tengan, aunque sea, un manto de “oficialización” estatal.

Un Secretario de Salud, Gustavo Blanco, que no se anima a quitarles el espacio a los privados que se aprovechan de su buena voluntad. Buena voluntad que cualquiera podría apreciar si no fuera porque un Estado no puede fomentar prácticas de salud “alternativa” sin evidencia científica.

Una Secretaria de Desarrollo Social, Patricia Leniz, a la que sus funcionarios le mienten y la usan para aplicar en adultos mayores, como conejitos de indias, prácticas que están siendo rechazadas cada vez mas por la comunidad científica.

Y aquí vamos al punto fundamental: las pseudociencias matan. Si, mas rápido y mas dolorosamente que la ciencia.

Les voy a dejar solo dos ejemplos.

Uno, el de Rosa. Española. Economista. 41 años. Decidió, (tal vez por la indignación de los naturistas por los “químicos” de la quimioterapia, tal vez por buscar algo mas “natural”, probablemente nunca lo sabremos) rechazar la quimioterapia y elegir la homeopatía.

Vean el artículo publicado en el diario El País, donde cuentan esta historia.

Pero quisiera resaltar este párrafo:

Creo que nos vamos entendiendo. ¿Aprecian lo que les digo de “las pseudociencias matan y mas rápido y mas dolorosamente que la ciencia”?

¿Aun no lo aprecian? Bueno, les dejo el segundo caso.

El Dr. Bosch-Barrera, oncólogo, profesor de la Universidad de Girona, recibe una paciente y lo cuenta de esta manera:

Link al twitt original.

¿Ven la frase del segundo twitt, donde dice que borra la imágen por la dureza de la imágen para evitar herir susceptibilidades?

Bueno, yo no tengo ese prurito. Quiero que todos vean lo que hacen los curranderos y manochantas con la gente a la que “tratan”, porque también se enojan si les decís que las ESTAFAN.

Bueno, esto es todo. No tengo mucho mas para contarles ni mostrarles.

Solo que me quedo con una tremenda bronca, y decepción, por que no, por los silencios y la quietud de quienes son responsables de no callar ni de quedarse quietos.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.