Afano de Fondos de Jubilaciones y Pensiones

Esto no creo que termine como el quilombo de la 125. En cierto modo, empieza distinto, ya que se arranca directamente con un proyecto girado al parlamento, va a seguir distinto, dado que a las AFJPs les va a costar mucho disfrazar los pésimos números que están manejando y terminará distinto, ya que en el peor de los peores de los casos, solo vamos a elegir quien se va a quedar con nuestro futuro, si el Estado o los privados.

Estuve releyendo mis propias palabras de hace dos años y me di cuenta que hemos estado muy bien engañados durante todos estos años.
En ese post, planteado desde la base de la apertura de la posibilidad de volver a pasar de las AFJPs al Estado, planteaba la posibilidad de negociar con las mismas rebajas de comisiones (una de las primeras estafas del sistema) y rentabilidades mínimas garantizadas (segunda parte de la estafa).

Advierto ahora, tras leer unas partes del libro “La Trampa”, escrito por Moisés Fontela y publicado por la Revista XXIII, que ya hay metidas de pata de parte del gobierno en la forma de llevar el tema adelante, aunque no tan graves como en la época del conflicto con el campo.

Veamos:

Se plantea la “propiedad privada” de los fondos individuales.
Hoy no tenemos a la corte de Menem, por lo que lo mas probable es que ésta, si llega a tener que fallar, asuma la postura de que los fondos con destino previsional no tienen la disponibilidad de un depósito a la vista. Si falló con una cuenta extraña ($1,40 x CER + 4% anual) para devolver dólares, no me la imagino considerando estos fondos como intangibles y similares a un plazo fijo.

Se plantea la utilización del dinero para otras cosas.
Parece que a los que están en contra de eliminar el sistema actual les preocupa que el dinero de los aportantes a las AFJP sea usado para otros menesteres que no sea pagar las jubilaciones.
Muchachos, enterensé: hoy no se usa para pagar jubilaciones.
Es mas. Nunca se va a usar para pagar jubilaciones porque las cuentas no van a dar. Despues seguimos con este tema.

Que se lo van a afanar para la campaña / tren bala / lo que sea.
Es una duda razonable. Pero que podría haberse resuelto un tanto antes si hubieramos votado a otros.
Y a pesar de que no coincido ni con la ideología ni los métodos de la dupla K, hay que fijarse que las reservas en dólares hoy son 10 veces mas de las que eran en el 2001.
Realmente, si han afanado han tenido la mínima decencia de dejar algo en la caja, cosa que hay que reconocer, hasta ahora no se había visto en ninguno de los anteriores.

Como comentaba antes, hay datos en el libro de Fontela que me hicieron tener una opinión mas certera y me gustaría que alguien refute. Porque yo, por las mias, busqué varias maneras de que las cuentas me cerraran y no lo logré. Podría decir que, aunque los datos son bastante convincentes, adhiero a ellos por la teoría del absurdo.

Y voy a apelar de los datos puros y crudos. Dejo de lado todo lo que tenga alguna influencia filosófica, política o emocional, como las ventajas de un modelo cooperativo / distributivo contra la lógica capitalista individual.

1) No hay economía que resista a las AFJP.
Según Fontela, y con datos de hace 14 años, a los 35 años de funcionamiento del sistema se contaría con un capital total acumulado de entre 200 y 300 mil millones de dólares. Casi unas 10 veces mas que todos los títulos, bonos y obligaciones negociables disponibles en nuestro país.
Esto genera que, en algún momento, las AFJP se transformen en un coloso capaz de controlar toda la economía argentina. Y ese no sería el único problema, sino que tal volúmen de capital necesitado de ser invertido ingresando al mercado genere una baja de las tasas de interés de tal forma que afectará si o si la rentabilidad de esos fondos.
Como bien dice Fontela, el éxito del sistema (en términos de recaudación) implica su fracaso (en términos de rentabilidad) cuando llegue el momento de pagarle la jubilación a los beneficiarios.

2) La gran mentira de la rentabilidad.
Aun recuerdo las “calculadoras de jubilación” que te mostraban cuando el sistema se puso en marcha y había que optar entre pasar a la capitalización o mantenerse en el reparto. Para los que aún teníamos por delante unos 40 años para aportar nos resultaba muy tentador ver que podíamos llegar a acceder a una jubilación bastante interesante.
Pero Fontella presenta datos que hasta ahora no había visto y que tampoco han sido refutados.
La rentabilidad (definida como la ganancia de las inversiones menos la inflación) no es ni fija ni garantizada. Se han usado tasas del 5% anual en dólares a largo plazo cuando jamás se ha visto en la historia económica dicha situación.
Muestra que, en el mejor de los mejores de todos los casos, solo Alemania, luego de la Segunda Guerra Mundial, y con largos períodos de tasas altas para favorecer la inversión, ha logrado rentabilidades del 2,5%.
Y que en condiciones normales, esta rentabilidad puede ir desde el 0.7% (EEUU) hasta valores negativos (Suiza)
¿Que significa esto?
Que si alguien gana 1000 algos, definiendo algo como una moneda que tanto hoy como dentro de 40 años nos permite comprar lo mismo con el mismo valor, le entrega 110 algo por mes a la AFJP.
Esta le quita el 30% en comisiones y gastos, con lo que el aporte real es de 77 algos.
En 40 años tendrá, con suerte 40.040 algos. Lo que tiene que alcanzar para sobrevivir unos 20 a 25 años. Eso da una jubilación de 154 algos por mes.

Y todo esto sin contemplar las cagadas que se mandan los timberos, como hicieron con las hipotecas en yankilandia que llevaron al mundo entero a la recesión.

Repito: el que me pueda mostrar datos distintos a los de Fontela, le ruego que lo haga.
Aquel que tenga ganas de comentar en términos filosóficos, que lo haga en su propio blog. Yo pido que me demuestren que dentro de 35 años los jubilados de las AFJPs van a estar cobrando de las AFJPs y no del Estado, como ya está ocurriendo.
Porque es muy fácil hablar de la seguridad jurídica por motivos ideológicos cuando ninguno de los defensores de esta seguridad les va a dar un solo peso a los jubilados futuros. La seguridad jurídica es justamente esto, detectar los problemas antes de que se produzcan y corregirlos.

Va de nuevo: Kristina me parece una inútil caprichosa y estoy totalmente seguro que esta movida se la mostraron y le dijeron “en cuatro años esto ya explotó y si no hacés algo ahora no te va a volver a votar ni tu vieja”.
No puedo estar convencido de que las AFJPs hayan sido el mayor robo perpetrado en la historia y sostener que no se debe pasar el dinero al Estado por la frase anterior.
Si lo hiciera, solo sería parte de lo mismo que critico.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Muzza en 4 de noviembre de 2008 a las 18:38

    Buena data Javier, me arroja algo de luz sobre el tema. Gracias.

    • josepzin en 4 de noviembre de 2008 a las 19:39

    Yo no sé cual es la verdad… pero lo que sé es que de una manera u otra siempre se pierde.

    Lo mejor: no aportar nada, el ultimo año meterse en una moratoria o esperar el plan “jubilacion para todos” y listo.

    • Javier en 4 de noviembre de 2008 a las 20:16
      Autor

    Muzza:
    Gastate unos mangos y comprate la XXIII que viene con la primera parte del libro. Ahi vas a tener mucha, pero mucha mas data.

    Josepzin:
    Desgraciadamente, ese mecanismo es el que produce la imposibilidad de pagar buenas jubilaciones en un sistema de reparto.
    Fontela lo explica muy clarito. Las cajas provinciales de provincias chicas, donde el porcentaje de empleado público es muy alto, funcionaban barbaro, porque el propio estado no podía evadir.
    Entonces, si aportamos todos y se controla la evasión por parte de los empresarios, el sistema funciona.

    • josepzin en 5 de noviembre de 2008 a las 3:59

    El problema es que el que hace las cosas bien (el que paga toda la vida) llega a la conclusión de que es un gilipollas, un boludo, por haber pagado toda la vida y obtener lo mismo que el que no pagó nada.

    Lo mismo pasa con los impuestos municipales, que de vez en cuando sacan una moratoria, te inscribís y zafás unos años más sin pagar.

    Es la triste realidad…

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.