El derecho a tener razón

Hace mucho tiempo que no escucho ni leo una frase: “tenés razón”. Y mucho menos, que el resultado de esa frase implique un cambio de conducta. O de forma de pensar. O un cambio, algo, lo que sea que no signifique seguir tercamente en lo mismo.

Por eso, muchas veces, leerán en este blog algunos escritos referidos al pasado, donde, tras un tiempo prudencial o algún evento extraordinario, recupero alguna de esas circunstancias en las que se puede afirmar que lo que se dijo o se hizo estuvo mal. Y por partida doble, ya que estaban avisados.

Supongo que esto de no querer dar la razón debe ser algo tan viejo como la humanidad misma, y que como muchas de las cosas que vemos y escuchamos hoy en día, probablemente nunca se conocían por la falta de medios de comunicación multidireccionales como es la Internet.

No reconocer la razón del otro no es un mal en si mismo. Yo, por ejemplo, creo que los que dicen que dios existe no tienen razón. Pero no apelo, como se ha hecho costumbre, a desechar el análisis y utilizar el ad hominem o directamente la duda sobre la intención del emisor del mensaje para desacreditar sin argumentos una razón que tiene. Y lo mas lamentable que veo es que esta clase de actitudes ha llegado a esferas muy altas de la política local.

Este post comenzó a ser pensado, precisamente, cuando la Presidente de La Nación Argentina, Cristina Fernandez de Kirchner, respondió con esta frase a los ambientalistas

“No escuché a ninguna ONG ambientalista hacer una crítica al Reino Unido sobre lo que están haciendo en Malvinas. La verdad es que me gustaría que con la misma fuerza y sentimiento que defienden tantas causas nobles defendieran también esto”, señaló la mandataria y cerró: “Me encanta que defiendan a la ballenas porque son divinas, pero también que defiendan a los calamares y a las otras especies que están depredando”.

Dicho en otras palabras, la razón de los ambientalistas se diluye porque se quejan de una, dos o tres cosas que no son las que ella quisiera que se quejaran.
Lo peor de todo es que, al menos yo, ni siquiera tengo recuerdos de que Cristina alguna vez se haya manifestado contra la depredación del calamar. Es mas, en la provincia por la que fue senadora y diputada, y esposa de su varias veces gobernador, la empresa Conarpesa, entre otras cosas bastante fuleras, depredaba y no tuvieron prurito alguno en recibir de la misma financiación para sus campañas políticas.

Realmente preocupa cuando un modelo de descalificación llega tan alto. Porque siempre hemos visto cosas como estas en esferas menos importantes, por decirlo de alguna manera.
Por ejemplo, en un caso reciente de Mar del Plata, que es la ciudad donde vivo, pero que es la síntesis de lo que explico.

En uno de ellos, esto es parte de la entrevista que le hace al delegado municipal en la zona de Sierra de los Padres, el diario La Capital:

El delegado municipal en Sierra de los Padres, Juan Carlos García, restó importancia a “la sentada” que realizará mañana un grupo de vecinos para reclamar por la seguridad, higiene y arreglo de las calles del barrio.
Al ser consultado sobre el tema, sostuvo que “se trata de un tema político. El objetivo de ellos es que finalice mi mandato y se llame a elecciones”.

Y … claro que es un tema político. El mismo es un político que se presentó a elecciones para ocupar ese puesto. Y ahora que le reclaman seguridad, higiene y arreglo de las calles, los reclamos políticos le molestan. Pero, si leen la nota, verán que sobre seguridad e higiene no menciona un solo dato concreto y verificable, además de aceptar que las calles están en malas condiciones porque “estamos elaborando un proyecto de arreglo de asfalto

Allá por el 2009, cuando se discutía el impuestazo tecnológico, contesté desde un post algunas razones que daban quienes estaban a favor y que coinciden con el espíritu de mi queja. Esto decían:

1. otras cosas “más necesarias” pagan 21% de impuesto, ¿por qué el iphone o una camarita deberían pagar el 10% si el pan, la leche o la polenta, paga 21%?

2. parecido al anterior “hay problemas más graves en el país y no los vi haciendo campaña o quejándose en el congreso por eso”

15. por más que busqué y busqué, no encontré en toda la blogosfera un post quejándose de que el pan y la leche pagan 21% de IVA. Por lo visto ese tipo de brechas no les interesa a los ñoños.

21. Este tema parece sólo importarle a los de clase media alta o directamente a los ricos. Es como lo del cacerolazo de los ahorristas o los piquetes del campo. En su vida se calentaron por lo que le pasaba a los demás, a la gente pobre, pero cuando les tocaron el bolsillo a ellos, demandaron el apoyo de toda la sociedad y dijeron “nosotros somos El Pueblo”. ¿Por qué este tema parece no importarle a la gente pobre? Yo te voy a decir por qué. Porque cuando no tenés ni para comer, cuando ya sos pobre en todos los aspectos de tu vida, no te interesa cuánto cuestan los LCD de 32” o los iphones 3G.

Como se puede ver, no había justificaciones concretas, con números o proyecciones, sino simples actos de supuesta causa robinhoodesca, que hoy en día se sostienen tan solo por las bajadas de linea, ya que hasta los argumentos de que lo que se “fabricara” en el país iba a ser mas barato se vinieron abajo.

Y en el día de hoy vi la gota que me rebalsó el vaso. Venía medio masticando todo esto, pero un twitt me terminó de decidir. Decía así:

Todos los “ecologistas light” se quejan pero tienen auto, Ipads y Iphones. Es fácil estar contra el progreso desde Palermo.

Obviamente, el concepto de “progreso” (referido a la minería a cielo abierto) no parece ser el mismo que el concepto de progreso de tener un auto, un ipad o un iphone.

El emisor de ese twitt tiene muchos otros que son completamente racionales, pero veo que en este le chingó fiero al vizcachazo. Es mas, a pesar de que si lo lee no le va a gustar, su comportamiento es similar al de los políticos peronistas que se escandalizan por la clase media pero de la cual se olvidan convenientemente en época de elecciones o directamente cuando les preguntan por su nivel de ingresos.

¿Es que acaso para tener razón uno tiene que fijar residencia en un caño de hormigón, vestirse con un trapo, tener una opinión sobre todos y cada uno de los temas y carecer de todo aquello que ha sido un verdadero progreso? (léase progreso como agua corriente, gas natural, energía eléctrica, cloaca, teléfono, celular, computadora, televisión, acceso a la información y derechos humanos)

Que se sepa: me tienen las bolas al plato los que no respetan el derecho a tener razón ni son suficientemente honestos como para negárnosla desde su propia razón.

Compartir via ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

5 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. me parece que ultimamente se estan mezclando las aguas y eso genera que se den post como este y otros varios que lei por ahi.
    es importante definir entre aquellos que quieren regular la actividad minera y que las empresas mineras dejen mas plata en el pais, y de paso cambiar la ley de mineria argentina y aquellos que quieren prohibir la actividad directamente.
    me parece que todas las chicanas del tipo “bardeas a la mineria desde tu iPhone con conectores bañados en oro” van dirigidas al segundo grupo.

    • Javier el 11 de febrero de 2012 a las 21:51
      Autor

    Juan:
    Aun asi como vos lo decís, que el bardeo va dirigido a los que no tienen otra postura que la prohibición, tampoco es una buena estrategia.
    Yo soy de los que creen que tenés que expresar tus razones, y si el otro no las entiende o no las quiere entender ni debatir, ya no es un problema de uno.
    De la otra forma, te convertís en lo mismo que aquellos a los que criticás.
    Saludos

  2. si, me parece que te convertis en un pelotudo, pero no en la misma clase de pelotudo.

    voy a tratar de explicarme, ponele que estas discutiendo con un ultracatolico anti abortista que esta en contra del aborto de una nena de 11 años, que llegado un punto de la discusion, que sabes infructuosa, le decis que es un pelotudo que no entiende nada y que ojalá tenga una hija de 11 años que la violen y la embaracen aver donde se mete sus creencias en ese caso… sos sin duda alguna, un pelotudo, pero desde mi punto de vista no sos la misma clase de pelotudo, por que uno es un pelotudo dañino, que le hace un daño a la sociedad, vos sos un pelotudo chicanero.

    ojo, me parece, pero puedo estar equivocado (muy probablemente) por que al fin y al cabo quien soy yo para decir quien le hace daño a la sociedad y quien no, pero bue… se hace lo que se puede.

    • Javier el 11 de febrero de 2012 a las 22:13
      Autor

    No, en eso tenés toda la razón del mundo.
    Hay gente que se vuelve pelotuda porque no alcanza a comprender que otro puede pensar distinto y hay gente pelotuda y peligrosa que no tolera que otros puedan pensar distinto.
    La única que nos queda es tratar de hacer docencia y lograr que cada vez menos gente migre hacia la pelotudez a partir de mostrarles que el camino se encuentra mirando las propias actitudes.

    Y no te preocupes por pensar que podés estar equivocado. Es una demostración de humanidad y mas aún, de sabiduría, si al detectar la equivocación sos capaz de corregirla 😉

    Saludos

  3. Buen Artículo
    Me gustó la forma en que abarca sobre el tema.
    Volveré regresando esta página

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.